+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ª1. De la ULE a Red Eléctrica

CRISTINA ANTONIO CHICO. Ingeniera de. Energía, ha encontrado trabajo en Madrid.

 

ª1. De la ULE a Red Eléctrica -

SUSANA VERGARA PEDREIRA | León
17/04/2018

Siempre fue, dice, una ‘chica de ciencias’. Los números, recuerda, eran lo suyo. «Así que una ingeniería era mi objetivo. Me decanté por la de Energía porque era uno de los temas más actuales, en pleno auge de las energías renovables, y atractivo».

Cristina Antonio Chico, que es Premio Extraordinario de la Universidad de León al mejor expediente de su promoción, trabaja como operadora de sistema eléctrico en Red Eléctrica de España, en Madrid, a donde llegó con una beca. Ha estudiado Grado en Ingeniería de la Energía en la Universidad de León y el máster de Especialista de Operador del Sistema Eléctrico Español a través de la Universidad de Comillas, que ha sido clave para que encontrara empleo.

«Tengo un trabajo que me da la oportunidad de innovar, interactuar con muchas personas y fomentar mi desarrollo», cuenta Cristina Antonio. Y aún así, le gustaría seguir estudiando. «Enriquecerme con la experiencia y con los compañeros de los que me rodeo cada día», describe este joven de 23 años que sí, que tiene trabajo. Esperanza.

«La falta de experiencia probablemente   es una de las grandes barreras que uno se encuentra cuando quiere despegar», relata.

Tiene entre sus planes otro máster, no abandonar nunca su formación y no descuidar los idiomas. «Son un factor clave», dice esta joven brillante para quien ha sido vital su Erasmus, que reconoce que las enseñanzas más importantes, la constancia y el esfuerzo, las ha aprendido de sus padres, que cree que su generación «ha tenido la mala suerte de presenciar una crisis en España, que ha hecho mucho daño» y que «esa herida» aún se está curando, y que es consciente de que «en el mundo laboral, el nivel de exigencia de las empresas es muy alto».

Como a cualquier joven de sus generación, y como a muchos ciudadanos, sean o no jóvenes, le gustaría cambiar el mundo en el que vive, dejar de escuchar todos los días noticias «de corrupción, engaños y diferentes maneras para burlarse de la ley», dice.

«Lo que es paradójico es la exigencia de las empresas ante un trabajo de un nivel alto de inglés y que el presidente de nuestro país no tenga ni un nivel medio. Espero que poco a poco la economía se recupere y que no sea necesario irse al extranjero para buscar un trabajo, porque en España no lo haya. Deseo profundamente que los trabajos se valoren y se paguen según su esfuerzo, trabajo y responsabilidad, y que no cobren los de arriba y trabajen los de abajo», añade. Cree que hay tiempo para todo. Para arreglar el mundo también.

Buscar tiempo en otra localidad