+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

INNOVA | I+D+I

Tecnología contra los ladrones

Los leoneses Jesús y Marta Díaz asesoran a departamentos de I+D+i de las empresas de seguridad sobre sistemas antirrobo.

Son expertos en seguridad con reconocimiento internacional. Conocen los últimos sistemas antirrobo, lo más avanzado del mercado para ponérselo imposible a los ladrones. Se manejan a través del teléfono móvil, con app, cerrojos invisibles, bombines a prueba de ciberdelincuentes. Son asesores de los departamentos de ingeniería I+D+I de fabricantes de llaves.

 

Jesús y Marta Díaz Gutiérrez en su despacho de La Llave en la cale Fernández Ladreda. - MARCIANO PÉREZ

SUSANA VERGARA PEDREIRA | LEÓN
31/01/2017

Los ingenieros de los departamentos de I+D+i de las empresas de seguridad prueban con ellos los últimos avances en llaves y sistemas antirrobo más desarrollados. Lo hacen aquí, en León. Y toman buena nota de las indicaciones de Jesús y su hermana Marta. Desde la utilidad del mecanismo hasta el diseño de una llave para que resulte más manejable, por ejemplo.

Jesús Díaz Gutiérrez es perito judicial, cerrajero forense y miembro con placa autorizada de la Unión de Cerrajeros de Seguridad, Uces, la prestigiosa federación en la que sólo entran los cerrajeros mejor formados, un club selecto de la cerrajería de máxima seguridad del país. Marta Díaz Gutiérrez es clave en el sistema de pruebas de los nuevos dispositivos. Jesús dejó su otra gran pasión, la radio, después de años trabajando en Antena 3. Su hermana abandonó IBM p?ara dedicarse al sector de la seguridad. Ambos dirigen una empresa familiar fundada por sus padres hace casi 45 años y dedicada a los sistemas de seguridad más punteros del mercado desde su fundación: la ferretería La Llave (www.ferreterialallave.es).

Han instalado cerraduras de alta seguridad en edificios estatales por encargo de organismo oficiales, desde cierres de puertas hasta cajas de máxima seguridad. Y participan activamente en el diseño de llaves y sistemas de cerrajería.

Se han criado entre cerrojos, y las llaves, cerraduras, pasadores, pestillos y candados son su pasión. Conocen todas las instalaciones de Europa donde se fabrican instrumentos para abrir y cerrar puertas, factorías en las que la tecnología está híper desarrollada.

Acaban de regresar de la feria internacional de Essen, invitados al corazón de la región industrial de la cuenca del río Ruhr, donde las principales empresas de todo el mundo han mostrado sus soluciones de cierre y seguridad tanto en cajas como en sistemas de control de acceso.

Es la tecnología más avanzada contra los ladrones, los últimos sistemas de seguridad y cierre para domicilios, oficinas, tiendas y establecimientos. Todos los prueban Jesús y Marta Díaz. De la feria alemana se han traído los bombillos electrónicos y los bombillos de apertura con una app. Uno de ellos —el sistema de cierre electrónico— se dirige desde el teléfono móvil con la descarga de una aplicación. Avisa instantáneamente cuándo se ha abierto la puerta mediante un sistema de alerta. Es un tipo de cierre de alta seguridad que resiste todas las técnicas de apertura forzosa de los ladrones. Se maneja con un mando pero la apertura desde dentro es manual. «Lo recomendamos cuando hay niños en casa o personas afectadas por el alzhéimer», dice Jesús Díaz.

Los dos sistemas más modernos de seguridad que se controlan con una app desde el teléfono móvil. MARCIANO PÉREZ
Un escudo invisible en el bombín de la puerta de entrada de La Llave.
Trabajadores de la empresa. MARCIANO PÉREZ

El otro sistema, denominado Blue Compact, no tiene ninguna parte mecánica, con lo que es imposible el asalto de los cacos. Tiene un cilindro electrónico que recibe información desde una app instalada en el teléfono móvil.

Desde la aplicación, se activa o dan de baja las llaves. La máster key es en realidad una cpu de un ordenador que almacena toda la información relacionada con la cerradura y avisa al propietario no sólo de la apertura o cierre de la puerta sino también de la hora, de quién lo ha hecho y de los intentos fallidos o no de acceder al domicilio, la tienda o la estancia donde se ha instalado. Se activa con bluetooth.

«No necesitas además quitarle la llave a nadie», explica Marta Díaz. «Basta con que la desactives desde tu teléfono móvil», añade. Registra todos los eventos relacionados con las llaves además de facilitar el historial, que se despliega en la app: intentos de conexión, llaves utilizadas, hora y día, si ha tenido éxito en el intento de acceso o no.

Son dos sistemas a prueba de los ladrones más sofisticados. «Tendrían que ser ingenieros tecnológicos, hacker especializados en cerrajería de seguridad, ciberdelincuentes. Es imposible abrir una puerta con estos dos tipos de cerraduras de alta tecnología», explican. Un dato más: la información no se sube a la nube, un punto más de seguridad e inaccesibilidad para el usuario.

Ambos sistemas cuestan instalados entre 309 y 400 euros. Con un precio ligeramente inferior, pero también de alta seguridad, están las cerraduras invisibles, la transformación del tradicional cerrojo, sólo que el del siglo XXI se abre con un mando a distancia y no tiene bombín, por lo que un posible ladrón ignora que hay instalado este sistema, nadie desde fuera sería capaz de adivinar que la puerta tiene un cerrojo por dentro.

Quedan tres sistema más de seguridad: la cerradura anti bumping imposible de abrir con una tarjeta y que tiene un bombín antitaladro y con un sistema antirrotura, la mirilla electrónica que no permite saber si el usuario te está viendo o no y que funciona como un sistema de seguridad personal más que antirrobo, y los escudos invisibles, que protegen los bombillos y suponen una dificultad extra para un ladrón.

Jesús y Marta Díaz desarrollan además una labor didáctica. No sólo muestran los sistemas de seguridad más avanzados, también explican los puntos débiles de los accesos a las viviendas que, paradójicamente, para los modernos ladrones no son las puertas sino los bombillos. Lo explican muy gráficamente: ya nadie derriba a golpes una puerta así que el blindaje no es lo fundamental, lo más importante es dificultar a los ladrones el uso de la técnica del bumping, desarrollada por cerrajeros daneses para desbloquear los cilindros de una cerradura presionando ligeramente la llave con un objeto, haciendo saltar los cilindros, provocando que la cerradura pueda deslizarse libremente y permitiendo así abrir la cerradura en pocos segundos. Un modo rápido de abrir una puerta que ha sido aprovechado por los saqueadores de viviendas y comercios. O algo más simple aún: no dejar nunca puesta la llave en la cerradura. «Nunca. Le estás dando medio trabajo hecho al caco», asevera con firmeza Jesús.

«Es curioso que gastemos cientos de euros en tener un televisor de 42 pulgadas en casa o un buen portátil, electrodomésticos de alta gama o equipos de sonido y sin embargo no invirtamos unos pocos cientos de euros en la seguridad de nuestras casas, que es lo más importante», explica Marta Díaz.

«Todo lo que tenemos lo protege una llave», añade.

La Llave
www.ferreterialallave.es
Av. Fernández Ladreda, 45
987 20 16 83


Noticias relacionadas