+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

traducción automática

MARLÉN IZQUIERDO.. . desarrolla el contenido de los traductores.

 

traducción automática -

NURIA GONZÁLEZ | SAN ANDRÉS
20/03/2012

Doctora en Filología Inglesa, Marlen Izquierdo sabe de la necesidad de que la lingüística y la ingeniería vayan de la mano porque, aunque no lo parezca, a ambas disciplinas les unen más cosas de las que las separan. Forma parte del grupo de investigación Actres (Análisis Contrastivo y Traducción English-Spanish). El marco más amplio en que se encuadra la investigación es el de la lingüística aplicada, ya que el fin último que siempre se ha perseguido ha sido favorecer aplicaciones de la lengua, ya sea formando a filólogos —la gran mayoría futuros docentes— o a futuros traductores. Para ello se llevan a cabo estudios de corte contrastivo y funcional. Lo primero quiere decir que se contrastan lenguas, normalmente con o entre las que se va a llevar a cabo algún tipo de aplicación, y lo segundo alude a la corriente de estudio que sienta los principios de investigación. «Lo importante es describir cómo se usan las lenguas bajo contraste con algún fin comunicativo concreto», afirma esta profesora especializada en la lingüística contrastiva que añade que, en los últimos años, el campo de aplicación de los resultados de Actres se ha ido extendiendo gracias a la colaboración con ingenieros de la ULE. Así,se han desarrollado herramientas computerizadas que ayudan en la redacción de abstracts académicos a aquellos investigadores cuyo nivel de inglés no es lo suficientemente alto; también se ha creado una herramienta que evalúa la calidad de traducciones existentes de acuerdo con unos criterios de corrección/normalidad lingüística que previamente se han observado en los estudios descriptivos. En la actualidad se está trabajando en el desarrollo de corpus lingüísticos, que son la principal herramienta de la investigación lingüística de corte descriptivo. La elaboración de un corpus lingüístico es «un trabajo de chinos». Recalca que hay que diseñarlo de acuerdo a unos principios de investigación y, sobre todo, pensando en las futuras aplicaciones y el diseño es fundamental. La computerización del corpus demanda la colaboración de lingüistas e ingenieros: los primeros piensan en la utilidad del corpus, en cómo se puede explotar de forma óptima y en qué funciones ha de cumplir. Los ingenieros «cumplen nuestros deseos», afirma.

Buscar tiempo en otra localidad