+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EE UU y Corea del Norte afrontan una cumbre histórica e impredecible

 

12/06/2018

r. abarca/l. leal | singapur

Corea del Norte y EE UU siguieron ayer con sus negociaciones contrarreloj de cara a la primera cumbre de la historia de estos dos países, con el reto de llegar a un acuerdo sobre la desnuclearización del régimen de Pyongyang.

El desenlace del encuentro de hoy en el hotel Capella de la isla de Sentosa es todo un misterio, teniendo en cuenta la volatilidad del carácter del presidente estadounidense, Donald Trump, y lo poco que se sabe de la personalidad del líder norcoreano, Kim Jong-un.

Trump y Kim se saludarán ante las cámaras y mantendrán un encuentro a solas de 45 minutos, únicamente con sus traductores, antes de que sus respectivas delegaciones se les unan para una reunión de trabajo y un almuerzo, según confirmó ayer la Casa Blanca.

La cumbre sólo durará un día, ya que Trump tiene previsto despegar de vuelta a Estados Unidos alrededor de las 19.00 horas (11.00 GMT).

A pocas horas del encuentro, las delegaciones de los dos países continuaban negociando en Singapur con el propósito de conseguir un acuerdo sustancioso en torno a un asunto tan complejo como el abandono por parte de Corea del Norte de su arsenal nuclear.

La gran pregunta es si la considerada como «cumbre del siglo» se quedará simplemente en una foto y un propósito de buenas intenciones o los dos líderes serán capaces de establecer un calendario concreto para la desnuclearización. El secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, quiso rebajar las expectativas y dijo que es «muy optimista» sobre el éxito de la cumbre, pero que es sólo el inicio de un proceso. Los medios norcoreanos hablaron ayer de una nueva era en las relaciones y señalaron que los temas de la cumbre serán «la construcción de una paz permanente» y «la implementación de la desnuclearización en la península coreana».