+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Europa se refugia en su unidad frente a las críticas de Trump

El magnate carga contra Angela Merkel y la Otan y lanza apasionados elogios al ‘brexit’.

 

Dastis saluda a su colega griego Nikos Kotzias a su llegada a la reunión del Consejo de la UE. O.H. -

17/01/2017

adolfo lorente | bruselas

Lo que iba a ser una reunión de trámite de los ministros de Exteriores de la UE quedó ayer eclipsada por la explosiva entrevista que el futuro presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concedió a dos periódicos europeos. Durísimas críticas a la UE, a Angela Merkel y a la Otan, apasionados elogios al ‘brexit’... Mala pinta. Tanta, que Frank-Walter Steinmeier, el ministro alemán, no ocultó la «preocupación» del bloque tras reunirse con el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg. Lo advirtió el pasado viernes el todavía embajador de EE UU ante la UE, Anthony Gardner, que se marchará junto a Obama: «La única pregunta que nos hace la nueva Administración Trump es cuál será el próximo país en abandonar la UE». Y sí, en su entrevista, el magnate norteamericano no tiene el menor reparo en plantearse este mismo interrogante.

Si alguien quería saber qué opina Europa de todo esto, ayer fue el día propicio. Los ministros de Exteriores fueron llegando al Consejo a primera hora de la mañana y todos, sin excepción, recibieron la misma pregunta: «¿Qué opina de las manifestaciones de Trump?». El eje franco-alemán tomó el mando y cada una de las dos grandes potencias jugó un rol diferente. Mientras Berlín hablaba sin ambages de «preocupación», París apostaba por lo sentimental para llamar a la «unidad» de todos. «La mejor respuesta que podemos dar es mostrar la unidad de los europeos, es nuestra mayor fortaleza», arengó el ministro francés, Jean-Marc Ayrault, quien recordó que la mejor forma de gestionar el orden internacional es «desde el multilateralismo y no en el retorno al nacionalismo».

La jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, enfrió el entusiasmo de Trump con Reino Unido limitándose a recordar que mientras siga siendo miembro de la UE, algo que ocurrirá como mínimo hasta mediados de 2018, tiene prohibido negociar acuerdos comerciales individuales con terceros países. Por su parte, desde Berlín, Merkel también alzó la voz. «Los europeos tenemos nuestro destino en nuestras propias manos».

No corren buenos tiempos para Europa y la enorme incertidumbre que está generando el futuro inquilino de la Casa Blanca es duró revés para la familia comunitaria, que este año afronta elecciones clave en Holanda, Francia, Alemania y quizá Italia. Todo parece haberse puesto en contra, pero países como España, insisten en mantener la cabeza fría.