+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Kim Jong-un tiende la mano a Seúl pero advierte de su poder nuclear

«Todo Estados Unidos está al alcance de nuestras armas atómicas», asegura el líder norcoreano.

 

El líder norcoreano, Kim Jong-un, durante su mensaje televisado de Año Nuevo. JEON HEON-KYUN -

02/01/2018

Agencias | Shanghái

Los discursos de Año Nuevo de Kim Jong-un tienen un tono muy peculiar. «Todo el territorio de Estados Unidos está al alcance de nuestras armas atómicas, y el botón nuclear está siempre sobre mi escritorio. Es una realidad, no una amenaza», dijo ayer el dictador norcoreano con Trump en mente. Su propósito para 2018 también se aleja de los que suelen expresarse en estas fechas: «Este año debemos centrarnos en fabricar cabezas nucleares y misiles balísticos en masa para su despliegue inmediato», sentenció. Eso sí, Kim aseguró que estas armas «solo serán utilizadas si la seguridad del país se ve amenazada».

Curiosamente, para la hermana surcoreana el presidente tuvo palabras más amables. «Es imperativo que mejoremos las relaciones», afirmó antes de tender la mano al diálogo y anunciar un gesto inesperado: la participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán en la localidad surcoreana de Pyeongchang el mes que viene. Es muy significativo porque el régimen comunista boicoteó la Olimpiada de Seúl en 1988. «Nuestra participación será una buena oportunidad para mostrar la unidad del pueblo, y espero que los Juegos sean un éxito», declaró para sorpresa de Seúl, que no tardó en responder en el mismo tono amistoso.

El mensaje de China

Por su parte, el presidente chino, Xi Jinping, también televisó un mensaje a la nación, aunque lo hizo en clave optimista y centrado en los avances de la segunda potencia mundial. Xi recalcó la gran transformación económica del país, recordó algunos hitos científicos, y subrayó que «China también tiene que ser escuchada» en el mundo. En diez minutos, el mandatario tuvo tiempo para reconocer que el gigante asiático también se enfrenta a grandes retos. Expresó su propósito de lograr una sociedad más justa e igualitaria en casa y de defender la legalidad internacional fuera de ella.

Pyongyang ha reiterado que sus programas de armas buscan crear un equilibrio de poder con Washington, contra el que se ha mostrado más hostil desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump. El presidente estadounidense ha respondido a los actos del régimen norcoreano incluso llegando a amenazar con destruir el país, lo que ha elevado la tensión en la región hasta cotas no vistas desde el final de la Guerra de Corea en 1953, que se saldó con un armisticio no reemplazado por un tratado de paz.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla