+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA SALIDA DE LA UE

May anuncia un ‘brexit’ drástico y amenaza con un desafío fiscal

La ‘premier’ británica confirma la salida del mercado único sin dar concesiones a la UE

 

Theresa May, en su discurso en Londres. FACUNDO ARRIZABALAGA -

18/01/2017

íÑigo gurruchaga | londres

Theresa May presentó ayer a sus socios en la Unión Europea un dilema: lleguemos a un acuerdo que os permita vender vuestros productos en el mercado británico sin aranceles y a nosotros vender en el mercado único europeo, o Reino Unido emprenderá una vía de competencia fiscal para atraer empresas que puedan paliar con nuestros bajos impuestos el efecto de vuestros aranceles.

Esa es la posición negociadora central británica para lograr un ‘Brexit’ que disuada a los otros 27 miembros de la UE de penalizar a Reino Unido por su rechazo al ideal europeo y como castigo ejemplar para que otros no se vean tentados a abandonar también la Unión. La primera ministra británica envolvió ese nudo central del argumento con una retórica vaga y amistosa, que incluyó pocas novedades.

La principal nueva en el esperado discurso de May, pronunciado ante embajadores europeos y presentado como su plan de negociación, es la confirmación de que su Gobierno ha abandonado la idea de permanecer en el mercado común. Era la inevitable consecuencia de adoptar como prioridades del ‘Brexit’ la independencia con respecto al Tribunal de Justicia de la UE y el control nacional de la inmigración.

La líder británica acepta que los socios europeos no le permitirán permanecer en el mercado sin someterse al tribunal comunitario o aceptar la libre circulación de ciudadanos de la UE y por eso propone «una nueva asociación estratégica con el mayor acceso posible al mercado común, sobre bases recíprocas, a través de un acuerdo general de libre comercio». May añadió que «no llegar a un acuerdo sería mejor que llegar a un mal acuerdo». La primera ministra explicaba así que contempla sin temor la posibilidad de una ruptura con la UE y el establecimiento de relaciones comerciales basadas en reglas y tarifas de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Esa posibilidad ya ha sido contemplada por el ministro de Hacienda, Philip Hammond. En una entrevista publicada este mismo fin de semana por el diario alemán ‘Die Welt’, el ministro Hammond, que defendió la permanencia en la campaña del referéndum, afirmaba que «si dejamos la UE sin acuerdo sobre el acceso al mercado común. estarían forzándonos a cambiar de modelo económico para recuperar nuestra competitividad, y puedo asegurarles que haremos todo lo que tengamos que hacer».

Cada mes, los otros 27 países de la UE venden productos por unos 9.000 millones de euros más a Reino Unido que los que compran procedentes de las industrias y servicios británicos. España, por ejemplo, se beneficia de ese comercio con un superávit anual de ingresos de unos 10.000 millones. Y Reino Unido es el mayor destino de inversiones españolas en el extranjero.

Buscar tiempo en otra localidad