+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Portugal llora la muerte de Soares, figura clave de la democracia lusa

Personalidades políticas nacionales y extranjeras muestran su pesar por la pérdida del expresidente .

 

Mario Soares en una imagen de archivo. MANUEL DE ALMEIDA -

08/01/2017

efe | lisboa

Portugal llora la muerte del histórico dirigente socialista y expresidente Mário Soares, fallecido ayer a los 92 años en Lisboa y considerado como una figura clave en la construcción de la democracia portuguesa.

Jefe del Estado luso entre 1986 y 1996, Soares murió pasadas las tres de la tarde en el Hospital Cruz Roja de la capital portuguesa, donde permanecía ingresado desde el 13 de diciembre, acompañado por sus dos hijos.

El expresidente ingresó en situación crítica y, tras una mejoría temporal, su estado de salud volvió a empeorar y se mantenía en coma profundo desde el día 26.

El Gobierno luso decretó tres días de luto nacional, a partir del próximo lunes, por el fallecimiento del ‘patriarca’ socialista, que será despedido en un funeral con honras de Estado el próximo martes.

Su muerte coincidió con la visita de Estado a la India del primer ministro luso, el también socialista António Costa, que transmitió sus condolencias a la familia del que definió como «el rostro y la voz de nuestra libertad».

Personalidades de todo el espectro político, la cultura, el deporte y otros sectores de la sociedad portuguesa destacaron ayer el papel que tuvo Soares en la construcción de la democracia del país.

«Mário Soares nunca desistió de un Portugal libre, de una Europa libre y de un mundo libre», defendió el actual presidente, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, que aseguró que el país tiene ahora el deber de luchar «por la inmortalidad de su legado».

Otro ex jefe del Estado luso, Jorge Sampaio (1996-2006), recordó que Soares «siempre creyó en aquello que era el interés de Portugal» y demostró una «extraordinaria capacidad de lucha» a lo largo de toda su vida. Para el expresidente Aníbal Cavaco Silva (2006-2016), Soares era un «europeísta convencido» y destacó el papel que tuvo en el ingreso de Portugal en la Unión Europea, pues «tuvo la percepción de que era de la mayor importancia para el futuro» del país. También dejó palabras de elogio el que fuera su rival en la lucha por la presidencia en los comicios de 1986, el conservador Diogo Freitas do Amaral, que calificó a Soares como el «patriarca de la democracia».

Figuras extranjeras como el rey de España, Felipe VI; el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy; el jefe del Estado francés, François Hollande; y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, expresaron igualmente su pesar por la muerte del político portugués.

Según el guión aún provisional de los actos fúnebres, los restos mortales de Soares serán recibidos con honras militares mañana en el Monasterio de los Jerónimos, en el barrio lisboeta de Belém, el mismo lugar donde presidió en junio de 1985 la ceremonia de la adhesión de Portugal a la CEE.

El monasterio acogerá el velatorio durante la jornada del lunes, que no tendrá carácter religioso, y el funeral se celebrará un día después en el Cementerio de los Prazeres de Lisboa.

Buscar tiempo en otra localidad