+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

PAÍS POLARIZADO

Renzi dimite tras el terremoto político en Italia

Los italianos dan una patada al sistema en las elecciones legislativas

 

El exprimer ministro y candidato del PD, Matteo Renzi, vota en Florencia. - / AFP / CLAUDIO GIOVANNINI

EL PERIÓDICO
05/03/2018

Los electores italianos han dado una patada al sistema, de acuerdo con los resultados aún no definitivos pero ya fiables  de las elecciones celebradas este domingo, votando en mayoría a los indignados del Movimiento 5 Estrellas (m5S), primer partido del país,  y a la Liga, repetidamente calificada como xenófoba y antieuropeísta. La primera consecuencia en el campo de sus adversarios es la dimisión  de Matteo Renzi como secretario del Partido Democcrático (PD)

La izquierda en todas sus conjugaciones ocupa el tercer lugar y en muchas circunscripciones electorales ha desaparecido. Los resultados señalan también que Forza Italia, puesta en pie por Berlusconi en 1994 y que ha gobernado  casi 20 años en coalición con otras formaciones conservadores, ha llegado a su parábola final.

Por partidos, en el Congreso y hasta e momento, los indignados han conseguido el 32,16% ,los progresistas del PD el 18,9%% , la Liga el 17,7 % y Forza Italia de Silvio Berlusconi el 13,9%.

Por coaliciones, en el Congreso el centroderecha ha alcanzado el 37,01%, los indignados (M5S) el 32,31% y el centro izquierda el 23,14%. El orden de las coaliciones tampoco cambia en el Senado: 37,4% al centroderecha, 31,9% al M5S y progresistas al 23,2%.

En la mañana de este lunes los analistas no ven ninguna posibilidad de alcanzar una mayoría de Gobierno.De cara a la formación de un Ejecutivo, la única combinación posible para alcanzar una mayoría (316 escaños en el Congreso, 158 en el Senado) sería una alianza entre los indignados, los progresistas y los disidentes progresistas de Libres e Iguales. Es decir una alianza contra natura. Ningún otro tipo de combinación permite obtener una mayoría. Ni an solo la de la Liga con los indignados, porque la Liga y el M5S, tienen algunos objetivos en común, pero sus bases sociales son totalmente distintas y diferentes.  

De hecho las expresiones más usadas en este martes por todos los comentaristas son, entre otras,  "terremoto político", “patada al sistema”, "fase política agotada", "victoria de los temas euroescépticos"  y “país polarizado”. Los analistas más creativos hablan de una Italia convertida en  "experimento mundial" sobre las ruinas dejadas por la globalización y las mayores desigualdades sociales que han surgido .

 “Ha sido una victoria extraordinaria que nos carga de orgullo y responsabilidad”, ha declarado a media mañana Matteo Salvini, de la Liga, sonriente en su primera aparición en público, subrayando que ahora toca a la Liga “librar el país de la precariedad y de la inseguridad”. "Es un voto de futuro", ha dicho, asegurando que la Liga mantendrá la palaba dada en campaña electoral de “trabajo y normalidad”. Los resultados cambian también la correlación de fuerzas entre los conservadores, ya que la Liga ha adelantado a Forza Italia de Berlusconi, aunque Salvini ha subrayado que "el puesto de la Liga está dentro del centroderecha".

Los indignados, con una estrepitosa victoria en el bolsillo, han repetido la frase pronunciado por sus directivos durante la madrugada:"Ahora todos (los partidos) tendrán que venir a hablar con nosotros". Luigi Di Maio, de 32 años, candidato a primer ministro por la formación no ha comentado todavía la anunciada victoria que ya presagiaban los sondeos de la víspera.

Todos los demás partidos han guardado silencio, encerrados en sus cuarteles de invierno y sin saber aún en muchos casos si pesos pesados de sus formaciones, veteranos históricos de la izquierda, como Pierluigi Bersani, Massimo D’Alema, Pietro Grasso y otros entrarán siquiera en el Parlamento. El responso electoral ha barrido también a los europeistas de Emma Bonino y a los partidos independientes conectados con el progresista Partido Demócrata. (PD).

Aún así, frente a los resultados, el Presidente de la República, Sewrgio Mattarella, deberá iniciar la exploración sobre posibles mayorías partiendo de los dos partidos que han ganado las elecciones, la Liga y el M5S. Su papeleta no será fácil, porque los vencedores han propuesto programas que van contra la UE y contra la colocación actual y tradiciones de Italia en ámbito internacional.