+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Trump se enfrenta a todos por el dossier de sus «trapos sucios» en Rusia

El presidente electo reitera que los hechos son «inventados por operativos políticos depravados» .

 

El presidente electo, Donald Trump, en el vestíbulo de la torre de su propiedad. ALBIN LOHR-JONES -

14/01/2017

jairo mejía | washington

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a cargar ayer contra los servicios de inteligencia de Estados Unidos y sus adversarios políticos republicanos y demócratas por el escándalo del dossier gestado durante dos años con supuestos «trapos sucios» en Rusia.

A primera hora de la mañana y en Twitter, como suele hacer, Trump criticó a «enemigos políticos y un espía fracasado con miedo de que le demanden» por haber elaborado un informe, filtrado por la web Buzzfeed el martes, con escándalos sin verificar, que podría hundir al futuro presidente o permitir que Moscú le chantajease.

Trump reiteró que los hechos recopilados en el dossier, que comenzó a elaborarse en 2015, son «totalmente inventados por operativos políticos depravados, tanto republicanos como demócratas».

En su arrebato, el presidente electo, que asumirá su cargo dentro de una semana, volvió a cargar contra los servicios de inteligencia a los que pronto dirigirá y los responsabilizó de filtrar los rumores sin verificarlos.

Por el contrario, sí dio credibilidad a la versión del Kremlin sobre el asunto -«Rusia dice que nada de eso existe»-, mientras que volvió a repetir que las revelaciones (contactos con representantes del Kremlin o encuentros con prostitutas) son «noticias falsas».

Trump prometió que en 90 días, tras tomar posesión, su equipo presentará un «informe completo» sobre ciberataques y filtraciones, lo que le permitiría ofrecer su versión de un escándalo que parece no tener fin y que comenzó con la infiltración, orquestada -según Estados Unidos- por Moscú, en las comunicaciones del Partido Demócrata, con la intención de influir en el resultado de las elecciones de noviembre.

El dossier publicado esta semana es el último capítulo de una historia que se está tornando sórdida y que ha puesto bajo la lupa la «guerra sucia» de las élites políticas de Washington para destruir carreras y desprestigiar a competidores. El famoso documento de 35 páginas fue elaborado por el exespía británico de los servicios secretos británicos (MI6) Christopher Steele, socio de la empresa de inteligencia Orbis Business Intelligence, con prestigio cuando se trata de obtener información relativa a Rusia.

Steele, que trabajó encubierto en Rusia durante los años 90, fue contratado por Fusion GPS, una empresa de Washington fundada por el experiodista de investigación Glenn Simpson, dedicada, entre otras cosas, a elaborar los llamados «oppo research», compilaciones de posibles puntos débiles en la vida de un político. El informe comenzó a elaborarse en septiembre de 2015 con el apoyo de un contendiente republicano de Trump.