+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

SACUDIDA EN EEUU

Trump hace saltar las alarmas sobre el futuro de la investigación del 'Rusiagate'

La destitución de Sessions y el nombramiento de un fiscal interino crítico con Mueller desata el miedo Los demócratas dan los primeros pasos para intentar garantizar que prosigen las pesquisas

 

Trump, en la ceremonia de elección de Sessions -

Idoya Noain
08/11/2018

Nada irrita, incomoda y altera más al presidente de Estados Unidos que la investigación del fiscal especial Robert Mueller que trata de determinar si su campaña se confabuló con Rusia para permitir la injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016. Nada es más importante para Donald Trump que la lealtad. Esas dos realidades se han combinado de forma explosiva con la dimisión forzada el miércoles de su fiscal general, Jeff Sessions, y el nombramiento por parte de Trump como interino de Matthew Whitaker, un crítico de la investigación del Rusiagate, que ahora queda bajo su control. Y en Washington y en todo el país suenan las alertas sobre el futuro de esa investigación.

La alarma se ha desatado en el Partido Demócrata, que tras recuperar la Cámara baja en las elecciones legislativas del martes enfrenta su primer gran reto en la relación con Trump, pero también en las filas republicanas. La senadora Susan Collins, por ejemplo, emitió un comunicado recordando que es "imperativo que la Administración Trump no obstaculice la investigación de Mueller". Y en lenguaje prácticamente idéntico se expresó en Twitter el excandidato presidencial Mitt Romney, elegido el martes para el Senado.

Las razones del miedo

El miedo de unos y otros tiene razones. Whitaker es un antiguo fiscal que, antes de entrar en el Departamento de Justicia como jefe de gabinete de Sessions y cuando era colaborador de CNN, llegó a definir la investigación de Mueller como "caza de brujas", la expresión con la que más le gusta al presidente denigrar el trabajo de Mueller. Whitaker también dijo que el fiscal general no debería investigar las finanzas personales de Trump ni de su organización, aunque esa vía podría arrojar luz sobre potenciales vínculos financieros del empresario inmobiliario o de sus empresas con Rusia.

El poder que Whitaker tiene ahora en su mano es imponente. Aunque Mueller opera en el día a día con independencia y el fiscal general interino no tiene autoridad para detener los procesos y casos legales ya en marcha sí puede, por ejemplo, ordenar a Mueller que abandone la investigación de asuntos concretos. Tiene también poder para rechazar cualquier nueva línea de pesquisas y para bloquear la presentación de nuevos cargos o de citaciones judiciales. Una de ellas podría llegar a la Casa Blanca para exigir entrevistar a Trump.

Asimismo, Whitaker podría asfixiar el trabajo de Mueller reduciendo el presupuesto o imponiendo recortes de personal y podría mantener clasificado el informe final sobre la investigación. En última instancia podría despedir a Mueller, o bien acusándole de haberse comportado de forma inapropiada o quitándole las protecciones que tiene actualmente y despidiéndole sin necesidad de argumentar los motivos.

Acción demócrata

El temor a que Whitaker obstaculice al fiscal especial ha llevado a los demócratas a ponerse en acción, aunque no será hasta enero cuando tome posesión el nuevo Congreso y cojan el control de la Cámara Baja tras las elecciones del martes. Jerrold Nadler, que presidirá el Comité Judicial, anunció ya el miércoles que se han emitido cartas exigiendo que se guarden todos los documentos relacionados con el cese de Sessions y el nombramiento de Whitaker.

Algunos solicitan al fiscal interino que se inhiba de supervisar el caso dadas sus declaraciones previas criticando la investigación, aunque según ha publicado The Washington Post Whitaker ha dicho a allegados que no tiene ninguna intención de recusarse . Y este jueves, en otra carta, Nadler y otros demócratas han escrito que el cese forzado de Sessions "parece ser parte de un patrón de comportamiento del presidente que busca minar la investigación de la injerencia rusa.

Esa investigación ya ha sentado en el banquillo y logrado condenas o cooperación del antiguo jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, de su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn y de otros miembros de su equipo. También tiene bajo investigación a quien fue su abogado personal, Michael Cohen. Y es una obsesión para Trump.

Aunque quiso hacerlo antes y solo ha esperado hasta después de las legislativas por recomendación de sus asesores, el presidente ha obligado a dimitir a Sessions porque nunca le perdonó que se inhibiera de todo lo relacionado con el caso. Sessions solo lo hizo después de que se revelara que mintió al Congreso en su sesión de confirmación cuando negó haber tenido contactos con los rusos durante la campaña. Desde entonces ha sido insultado en público y privado por Trump, aunque ha sido su más firme aliado en aplicar las extremistas políticas en materias como la inmigración.

Eligiendo a Whitaker, además, Trump ha quitado la supervisión del trabajo de Mueller al número 2 de Justicia, Rod Rosenstein, que también esta en la cuerda floja del favor presidencial pues fue quien nombró a Mueller después de que Sessions se inhibiera y Trump cesara abruptamente al director del FBI James Comey.




Buscar tiempo en otra localidad