+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Trump reconoce a Jerusalén como capital de Israel «por algo obvio»

El presidente de EE UU llama a la calma ante las tensiones que ha generado su anuncio.

 

Trump firma su proclamación en la sala de recepciones diplomáticas de la Casa Blanca. JIM LO SCALZO -

07/12/2017

Agencias | Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó ayer que su país reconocerá desde ahora a Jerusalén como capital de Israel y ordenó iniciar un proceso de varios años para trasladar allí la embajada norteamericana en el país.

«He determinado que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como capital de Israel», dijo Trump en un discurso desde la sala de recepciones diplomáticas de la Casa Blanca, en el que llamó a la calma ante las tensiones que ha generado su anuncio. Trump defendió que su decisión supone meramente «reconocer algo obvio» que Israel defiende hace décadas y que sus antecesores no quisieron aceptar quizá «por falta de valentía».

«Esto no es nada más ni nada menos que un reconocimiento de la realidad. Es, además, lo correcto, algo que tiene que hacerse», argumentó Trump. Estados Unidos se convierte así en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, donde ninguna nación tiene su embajada debido a que, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa.

Los palestinos reclaman la parte oriental de la urbe (Jerusalén Este) como capital de su futuro Estado independiente.

El mandatario ordenó, además, que el Departamento de Estado comience el proceso para trasladar a Jerusalén la embajada estadounidense en Israel, que ahora está en Tel Aviv. Ese proceso tardará al menos tres o cuatro años, según la Casa Blanca, porque es necesario construir un edificio lo suficientemente grande y seguro para acoger a las aproximadamente mil personas que trabajan en la oficina de representación estadounidense en el país. Trump prometió que la embajada será «un tributo magnífico a la paz», y subrayó que su construcción cumple con lo ordenado por una ley de Estados Unidos de 1995, que instaba a trasladar a la Ciudad Santa esa legación pero que los anteriores presidentes norteamericanos decidieron no implementar.

Noticias relacionadas