+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Licenciado en Derecho, el compositor publicó libros sobre folklore leonés

Manuel Fernández Núñez

 

01/02/2003

Paseando por esta ciudad de espíritu milenario, cuyo discurrir vital combina con elegante equilibrio las actividades lúdicas y culturales con el trabajo, hoy llegamos a una de las calles del llamado «Nuevo Polígono», cuya denominación anterior era la de San Cristóbal de la Polantera. El rótulo actual lleva el nombre de don Manuel Fernández y Fernández Núñez, en homenaje al destacado abogado, escritor, político y musicólogo nacido en La Bañeza durante el siglo XIX. Antes de entrar a repasar los datos biográficos de nuestro protagonista, debemos decir que la vía así nominada se extiende entre las calles Tejadillo y Tenerías, presentando una ancha y despejada calzada. Las viviendas son de aspecto moderno y mediano tamaño, enriqueciendo el caserío las instalaciones de algún comercio de relumbrón. Se trata, en definitiva, de una calle de tranquilo discurrir, ubicada apenas a un paso de la plaza Mayor. Con respecto al personaje, Manuel Fernández y Fernández Núñez vino al mundo, como decimos, el 7 de octubre de 1883 en La Bañeza, siendo bautizado el día 20 del mismo mes por el párroco don Manuel José Rodríguez, quien impuso al bebé el nombre de Manuel Mario Joaquín. Fueron los rumbosos padrinos del acontecimiento doña Concepción de Mata Rodríguez y don Joaquín Núñez Franco, sin duda orgullosos de la extraordinaria carrera profesional que emprendería su ahijado. Tras cursar Derecho en la Universidad de Salamanca, alcanzando el grado de doctor, el joven se instalaría en la capital de España para realizar en su prestigioso Conservatorio estudios de piano, armonía, contrapunto y composición. Posteriormente don Manuel fue profesor de Derecho en la Universidad Agustiniana del Escorial, época en que comenzó a publicar una serie de obras sobre su especialidad y también centradas en diversos aspectos de la música y el folklore leonés. Su notable erudición quedaría patente en los libros Canciones leonesas, Folklore bañezano, Las canciones populares y la tonadilla medieval en las Cantigas de Alfonso X el Sabio, Los músicos españoles, Canciones populares del Norte de España y las canciones populares de Grieg, El romance y la canción popular bañezana y Folklore leonés. Asimismo, por aquellas fechas de principios de siglo ya había debutado como compositor de zarzuelas, estrenando La romería de Miravalles en el Teatro Liceo de Salamanca, el 11 de mayo de 1902.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla