+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

JOSÉ MANUEL LÓPEZ ARIAS TAXISTA

«Un buen taxista debe tener mucha paciencia y psicología»

José Manuel López Arias lleva más de trece años al volante de un taxi y desde hace tres, forma parte de una cooperativa de taxistas, pionera en la comunidad, que oferta un servicio de 24 horas. Su secreto, saber t

 

José Manuel López Arias, dentro de su vehículo de trabajo - VERGARA

Cristina Vergara Corresponsal de Diario de León - VILLABLINO.
Cristina Vergara Corresponsal de Diario de León 09/10/2002

-¿Cuánto tiempo lleva dedicándose a esta profesión? -Desde hace más de trece años. En aquella época era transportista y mi suegro tenía una licencia en la parada de taxi de Villablino. Cuando él se jubiló, me ofreció la plaza y acepté porque, como dice el anuncio de una marca de coches, me gusta conducir. -En estos trece años, ¿ha variado el servicio de taxi que se oferta en la comarca? -Sí. Hace tres años unos compañeros de la parada de taxi de Villablino creamos la sociedad cooperativa Taxi Laciana El Valle con el propósito de abaratar costes para competir y mejorar el servicio. Esta cooperativa ha supuesto que se oferte por primera vez en la comarca un servicio de taxi 24 horas al día que antes no existía. -¿Qué tipo de servicios oferta esta cooperativa de taxistas? -Ofertamos un servicio de transporte en vehículos desde cuatro a nueve plazas para particulares y colectivos, además de realizar el transporte escolar y de otros colectivos, como equipos deportivos de la zona. Próximamente tenemos previsto poner en marcha un servicio de mensajería y otro paralelo de transporte destinado al turismo rural y a las rutas de montaña. -¿En qué momento del día el volumen de servicios es mayor? -En horario de consultas médicas y los sábados y días festivos de madrugada. Los desplazamientos son mayoritariamente dentro de Laciana, León, Ponferrada y Asturias, y en menor medida al resto de España y Portugal. -¿De que habla con los usuarios de su taxi? -Los temas de conversación siempre los saca el cliente y generalmente suele ser sobre política y deportes, aunque comienzan la conversación hablando del tiempo para romper el hielo. A veces incluso me cuentan problemas familiares y personales. -¿Qué es lo más positivo de su trabajo? -Esta profesión me permite mantener un contacto muy directo con el cliente y conocer personas y ciudades nuevas, cuando te levantas por la mañana nunca sabes cómo y dónde vas a acabar el día. -¿Y lo menos llevadero? -Las horas al volante, el riesgo que conlleva la carretera y la convivencia en la parada con los compañeros que no pertenecen a la cooperativa. También es muy desagradable cuando me llaman para un servicio, llegas a recoger al cliente y no hay nadie, es una broma de mal gusto. -¿Cuál es la anécdota más curiosa que le ha sucedido en su taxi? -En una ocasión tuve que llevar exclusivamente una empanada a Madrid y entregarla a una hora determinada. Otras veces he llevado a clientes que iban a ver si pillaban a su pareja in fraganti con otra persona y es una situación muy delicada e incomoda. -Cómo está afectando la crisis del carbón a su profesión? -A nivel de la cooperativa de taxis, no está afectando demasiado porque cada vez ofertamos nuevos servicios que cuentan con una demanda alta por parte de la población de Laciana, pero en cuanto a la parada de taxis de Villablino se está apreciando bastante en los últimos años el descenso de población. Se ha producido a raíz de las prejubilaciones en la minería, y sobre todo, se demandan menos servicios en la madrugada de los sábados y los días festivos. Solía apreciarse más ambiente de copas y se traducía en que mayor número de personas solicitaban un taxi. -Las personas que suben a su taxi, ¿son muy exigentes con el servicio? -Por lo general no. Siempre hay que tener el coche en perfectas condiciones, tanto de mecánica como de limpieza, además de ofrecer al cliente un trato esmerado. Un buen taxista debe tener mucha paciencia, un poco de psicología con la persona que se sube al taxi y, por supuesto, buenas aptitudes para conducir.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla