+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Batalla lingüística

Asturias potencia el leonés mientras Castilla y León lo esconde bajo la alfombra

Fernando Rey: " Promover y proteger el leonés no significa necesariamente generalizar su uso como si fuera una lengua más"

 

El cuento de Saint Exupéry se ha traducido al leonés - NORBERTO

CRISTINA FANJUL / REDACCIÓN DIGITAL
14/02/2018

Es el mismo idioma. Sin embargo, mientras que en Asturias la ley de uso conlleva prácticamente la cooficialidad de la lengua, un escalón que están a punto de dar gracias a la unión del PSOE con Podemos, IU y Foro,en León el olvido de la Junta ha hecho que el leonés siga en el destierro y a punto de entrar en la peligrosa zona de la extinción. Sin embargo, el propio Estatuto, en su artículo 5.2 establece que la lengua será objeto de protección específica por parte de las instituciones. Es decir, la norma que desarrolla la autonomía subraya el mandato dirigido a los poderes públicos para su salvaguarda, si bien el quid de la cuestión hay que buscarlo en que corresponde al legislador autonómico concretar el alcance y efectos de este precepto. Y así, han pasado once años, durante los cuales la letra de la ley sólo se ha materializado en la creación de una Cátedra de Estudios Leoneses en la Universidad de Léon, cátedra que, dirigida por el profesor José Ramón Morala, se aprobó como tal en el Consejo de Gobierno del 19 de diciembre pasado. "En estos momentos estamos poniéndola en marcha y fijando las líneas de actuación, por lo que no es posible hablar de avances. Una institución académica de estas características ha de programar sus actividades, como mínimo, a medio plazo, sin la obligación de ofrecer resultados necesariamente inmediatos en el tiempo", afirma Morala. 

El senador valenciano de Compromís Carles Mulet ha utilizado el leonés en la Cámara Alta. JUAN CARLOS HIDALGO

A veces hay que alejarse de la propia realidad para poder adquirir una visión más nítida del escenario al completo. El senador valenciano de Compromís Carles Mulet, que ha defendido en la C'amara Alta un gran número de propuestas en defensa del leonés y la economía leonesa,  sostiene que parte de la responsabilidad del 'esquinazo' que los poderes públicos han dado al leonés se debe al "desprecio enfermizo" hacia la propia cultura, un sentimiento que, en su opinión, se hace aún más evidente en aspectos lingüísticos. Mulet se pregunta cuál es la razón por la cual cuarenta años después hay comunidades con lengua propia, comunidades que han logrado normalizar, promocionar y proteger sus idiomas mientras que en otras se han tratado como algo sin interés. "Y todo con la vieja excusa de que hay otras prioridades", denuncia. El senador de Compromís sostiene que el del idioma es un problema que "acarrea la propia configuración autonómica, donde en lugar de apostar por la riqueza de la pluralidad se ha optado por uniformizar al precio que sea" al tiempo que evidencia que esta perspectiva revela una comprensión insuficiente de la utilidad y la realidad que aporta el idioma.

En cualquier caso, el debate está servido. El consejero de Educación, el leonés Fernando Rey, deja claro que el Estatuto de Autonomía otorga el calificativo de lengua al castellano. "Considera en el marco del resto del patrimonio lingüístico el gallego y el leonés, haciendo explícito el calificativo “lengua” únicamente al primero de ambos", defiende el consejero. En contra de esta concepción se posicionan de manera clara los integrantes de Xuntanza. Su presidente, Ignacio Redondo, califica de "llamativo" el hecho de que la Junta maneje en su discurso ideológico marcos de valorización de la diversidad cultural que, paradójicamente, no alcanzan para comprometer acciones decisivas de protección y promoción del leonés. Redondo se manifiesta tajante y denuncia que el compromiso del gobierno autonómico parece ser más bien "la negación de su valor cultural y comunitario". Y es que Fernando Rey cree que "promover y proteger el leonés no significa necesariamente generalizar su uso como si fuera una lengua más".  

El consejero de Educación, Fernando Rey. JESÚS F. SALVADORES

Fernando Rey realiza una 'traducción' del texto legal particular y defiende que en el articulado del Estauto no se define al leonés como lengua oficial. "Si lo fuera, entonces sí que los ciudadanos tendrían derecho a que sus relaciones con la administración regional y local en el territorio que se determinara se desarrollaran en leonés; y también habría que incluirlo como asignatura en el currículo escolar. Pero no lo es", defiende. Además, realiza un análisis estricto del término para lo que acude a la RAE. El consejero subraya que la 'proteger' implica 'amparar', 'favorecer' o 'defender' ; usar, entre otros, ejecutar o practicar algo habitualmente o por costumbre; y, promocionar, hacer valer. "Todos los términos atribuidos en el Estatuto refieren a significados que en ningún caso implican necesariamente una consideración curricular sino que la regulación que, en su caso, hubiera de realizarse puede responder a otras actuaciones o medidas, asegura.

Si se realiza la misma operación practicada por el consejero, la  RAE define también 'usar' como hacer servir una cosa para algo. Y la utilidad fundamental de un idioma es la comunicación.

Desde Xuntanza se explica la presencia del leonés en el Estatuto en el hecho de que denuncia que con ello la Junta aporta una respuesta formal a los compromisos internacionales genéricamente adquiridos por el Estadomediante la firma de diversos tratados. "Si la razón de ser del artículo 5.2 del Estatuto de Autonomía tuviese su origen en un sentimiento genuino en torno al valor cultural y comunitario del leonés la situación y el balance serían distintos, habrían tenido algún reflejo en la realidad", subrayan. Además, arguyen que el desfase entre el derecho positivo y las acciones efectivamente desempeñadas responde a las carencias "congénitas" de la autonomía y sostienen que reflejan que el proceso autonómico fuese "vertical y coercitivo". Este extremo es rechazado de manera frontal por las declaraciones del consejero, que recuerda que con la medida, impulsada de común acuerdo con el representante de Unión del Pueblo Leonés, y, más tarde, con la Universidad de León, de destinar 200.000 euros a la investigación y difusión “del” leonés y “de lo” leonés, la Junta demuestra su voluntad de proteger y promover el leonés en el máximo nivel de docencia e investigación, el universitario. "Varias personas y asociaciones han venido haciendo una muy meritoria labor de recuperación del leonés. También hay algunas iniciativas destacables del propio Ayuntamiento de León", manifiesta. Asimismo, Fernando Rey asegura que este movimiento ha alcanzado suficiente madurez en su desarrollo como para que, al máximo nivel intelectual, se determine con exactitud qué es el leonés como modalidad lingüística y de qué modo habría que promoverlo y protegerlo. Por último, destaca que, bajo su responsabilidad en la Consejería, se ha dotado una cátedra de estudios universitarios en la Universidad de León por primera vez en la historia autonómica. "No creo que precisamente ahora sea adecuado acusar a la Junta de inacción en esta materia", defiende.

Luis Mariano Santos y Pablo Fernández en las Cortes. NACHO GALLEGO

Al gallego, medio millón

El procurador de la UPL, Luis Mariano Santos, le recuerda al consejero que a través de una iniciativa parlamentaria se evidenció que mientras para la protección del gallego recogida en el 5.3 se estaba destinando desde cultura casi 500.000 euros, el leonés no tenía consignación alguna. "Fue entonces cuando  hicimos un enmienda presupuestaria de 200.000 euros en 2017", desvela el leonesista. Santos critica la conducta histórica que la Junta ha mantenido con el leonés a lo largo de los últimos 35 años: "El desprecio con el leonés ha sido reconocido por el Consejo de Europa que ha llamado la atención a la Junta por la no protección de la lengua", destaca el procurador, que añade que para instaurar el leonés en los colegios habría que homogeneizarlo primero. "Eso fue lo que nos aseguró la Junta, y nos añadió que para ello hay que certificar la idoneidad del educador que imparta las clases en los colegios. Asimismo, Luis Mariano Santos explica que la consejería ha garantizado que en esta legislatura, aparte del dinero obtenido vía enmienda presupuestaria, el consejero está decidido a seguir garantizando la viabilidad financiera de la cátedra. Fernando Rey asegura que la consejeríatiene entre sus líneas de actuación fundamentales, la promoción del bilingüismo, particularmente del inglés. "Este es el objetivo fundamental. Ello no quiere decir que el leonés no pueda estar presente, del modo que se estime más oportuno, en nuestro currículo", declara. El responsable de Educación incide en el hecho de que  los centros, en el marco de sus proyectos de autonomía, podrían ofrecer ya clases de tradición y cultura leonesa, donde se incluiría el leonés. "Pero, ni los centros educativos de León lo piden, ni los alumnos y sus familias lo plantean", lamenta. Y, deja claro que incluso en el caso de que hubiera un grado o postgrado de leonés, la decisión de incluirlo en el currículo es una "decisión política de enorme calado", por lo que, a su juicio, debería ser validada al máximo nivel parlamentario y ejecutivo de la Comunidad, así como por todos los actores de la comunidad educativa.

"En ningún caso podría competir con las otras lenguas definidas hasta ahora en la normativa básica, y que se pueden cursar, en su caso, dado que existe un currículo oficial, como primera o segunda lengua extranjera (inglés, francés, alemán, portugués o italiano)", subraya.

Fernando Rey plantea que el leonés tan sólo podría constituirse como una materia de libre configuración autonómica y, en la actualidad, vincular su posibilidad de impartición en el marco de un proyecto de autonomía en secundaria.En este sentido, Ignacio Redondo atribuye esta situación al que califica de "proceso de inferiorización de una parte de la población leonesa y de Zamora". "Suena terrible pero una definición del término 'racismo' pasaría por la inferiorización de una parte de la población en la que estuvieran implicadas las políticas públicas desde la perspectiva de que el racismo es siempre estructural y sistémico, definición que suscita el problema desde una perspectiva más realista, más centrada en los derechos humanos y menos patrimonialista o que concibe y construye o destruye al leonés como una pieza de museo, como un patrimonio sin valor social público o comunitario", denuncia.

El secretario provincial de Podemos, Pablo Fernández, considera que la Junta no ha desarrollado lo que el Estatuto marca por "falta de voluntad política". "El PP desdeña el leonés, denosta todo lo que tenga que ver con la riqueza lingüística, cultural y patrimonial de León" Subraya que Podemos planteó una PNL en las Cortes  en la que se pedía el cumplimiento del artículo 5.2 del Estatuto, pero el PP votó en contra de nuestra iniciativa". En esta línea política, Carles Mulet recuerda que siempre que algún colectivo en defensa de esta lengua  leonesa le proponga alguna iniciativa parlamentaria, "aquí estaremos, porque lo hacemos con pleno convencimiento de que defender el leonés, es defender la pluralidad cultural  y lingüística de España y eso siempre es bueno también para nuestro idioma y nuestra cultura como valencianos".

 


 

 

 

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla