+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Caja España obtuvo en 2009 un beneficio neto de 22,5 millones de euros

Sin las dotaciones voluntarias, el margen de explotación bruto habría subido un 51,6 por ciento y el resultado neto llegaría a los 52,6 millones de euros, un 19 por ciento más que el ejercicio anterior

 

ICALICAL 26/02/2010

Caja España obtuvo durante el pasado año 2009 un beneficio neto de 22,5 millones de euros, que habría ascendido hasta los 52,6 millones de euros, es decir, un 19 por ciento más que en el ejercicio anterior, sin las dotaciones voluntarias, que redujeron el margen de explotación bruto en un 51,6 por ciento. La gestión en 2009 continuó fundamentada en los pilares que caracterizaron el ejercicio anterior, es decir, el incremento de coberturas y dotaciones, la mejora de la liquidez, solvencia y eficiencia, parámetros que mejoraron sustancialmente en términos interanuales.
La evolución del balance y la cuenta de resultados del Grupo Caja España en 2009 refleja la gestión realizada por la entidad en un entorno macroeconómico complejo y cargado de dificultades. En este contexto, Caja España desarrolló su actividad adaptándose al entorno actual económico y realizó importantes esfuerzos en la contención de costes, explicaron fuentes de la entidad financiera en un comunicado.
Durante el año 2009, Caja España realizó dotaciones por importe de 475 millones de euros, un 149 por ciento superior al año anterior, en un ejercicio de extrema prudencia ante el entorno económico adverso en el que nos encontramos. La liquidez bruta alcanzó los 3.864 millones de euros, un 60 por ciento más que el año anterior, lo que refleja también la cautela y poder financiar su actividad crediticia con el fin de no tener que acudir a los mercados.
Conjuntamente con la reducción de costes generales y la mejora de márgenes de intereses, la Caja alcanzó un ratio de eficiencia del 42,17 por ciento, lo que supone una mejora de 11,82 puntos con respecto al año anterior. En lo que a la solvencia se refiere, este coeficiente de recursos propios alcanzó el 14,21 por ciento, con una mejora de 2,13 puntos, superior a la media del sector.
Los recursos de clientes en balance alcanzaron los 20.057,5 millones, un 3,1 por ciento menos con respecto al año anterior. Este descenso se debió exclusivamente a mercados financieros que disminuyeron en un 16,1 por ciento, considerando la excelente situación de liquidez, mientras que los depósitos de empresas y hogares crecieron un 6,21 por ciento y un 5,82 por ciento respectivamente. Los recursos fuera de balance, es decir, fondos, seguros y pensiones, crecieron un 5,2 por ciento.
El crédito a la clientela alcanzó 14.673 millones, un nueve por ciento inferior respecto al año anterior, un descenso debido sobre todo a la evolución del sector inmobiliario y al complejo entorno macroeconómico. Y los recursos propios se elevaron hasta los 2.070,4 millones de euros, un 14,7 pro ciento más que el año anterior.
Durante 2009 hay que destacar el crecimiento de los márgenes y la contención de gastos generales. Las dotaciones voluntarias de provisiones hicieron que el resultado se redujese hasta los 22,5 millones de euros. Sin dichas provisiones, el resultado hubiera sido de 52,6 millones de euros, un 19 por ciento superior al año anterior.