+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El caso Cortizo espera desde hace año y medio la entrega de una etarra por Francia

Soledad Iparraguirre se encuentra en la cárcel y está acusada de ser quien dio la orden a Sergio Polo de matar al militar.

 

Placa que recuerda en el lugar del atentado, en la avenida Ramón y Cajal, al comandante Cortizo. RAMIRO -

El caso Cortizo espera desde hace año y medio la entrega de una etarra por Francia -

09/01/2017

manuel c. cachafeiro | león

El Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional espera desde hace casi año y medio que Francia entregue temporalmente a la ex dirigente etarra Soledad Iparraguirre, ‘Anboto’, presa en la cárcel de Reau Sud Francilien, para comunicarle su procesamiento por la muerte del comandante Luciano Cortizo en León en la Navidad de 1995 y poder tomarle declaración como la dirigente de ETA que, presuntamente, dio la orden de matar al militar leonés.

Tras reabrir el caso en octubre de 1995, el juez Juan Pablo González dictó una comisión rogatoria a Francia para comunicar su procesamiento. El otro implicado, Sergio Polo, negó los hechos en una videoconferencia en noviembre de 2015 desde la prisión de Algeciras en la que cumple condena en España.

Este tipo de comisiones rogatorias suelen llevar tiempo, por lo que la Asociación de Víctimas del Terrorismo espera que se concrete en los próximos meses, como ha pasado en otros casos, a lo que se suma el cambio de juez, tras ganar la plaza Carmen Lamela.

En el auto de reapertura el entonces titular del Juezgado sospechó que Iparraguirre —jefa de los ‘comandos legales’ de ETA desde dos años antes, en 1993, tras la reorganización de la banda después de caer la anterior cúpula en Bidart (Francia)— dio la orden de asesinar al comandante Luciano Cortizo a Sergio Polo Escobés. Las pruebas se basan en una carta donde se cita a ‘Lur’. Los investigadores sospechan que ‘Lur’ no era el nombre de un ‘comando’ sino el apodo de Polo Escobés.

Según el auto de procesamiento, la jefa etarra le habría facilitado el material explosivo y le habría dado «instrucciones concretas» para cometer el atentado. En un oficio remitido a la Audiencia Nacional en septiembre de 2015, la Guardia Civil informó que en el registro de un piso en Pasajes (Guipúzcoa), alquilado por Polo Escobes, se ocuparon «numerosas evidencias, documentos y efectos» que podrían ser útiles para la resolución del caso. En concreto, material para fabricar bombas-lapa, documentación manuscrita del etarra en la que figuraban trayectos entre San Sebastián y León en autobús y tren y explosivos como los del atentado.

Tras analizar el caso y varios informes policiales, el juez consideró que existen «numerosos indicios» que permiten imputar a Iparraguirre y Polo por seis delitos de asesinato terrorista, cinco de ellos en grado de tentativa, y descartar como posibles autores a los miembros de ETA Javier Garcia Gaztelu, ‘Txapote’, y José Ignacio Alonso Rubio, que también frecuentaron el piso de Pasajes.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla