+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La defensa de la unidad nacional y de la bandera centran el día de la patrona

Los índices de delincuencia y siniestralidad se reducen en el territorio de la Guardia Civil.

 

María José Salgueiro, delegada del Gobierno en Castilla y León y el general Sualdea. MARCIANO PÉREZ -

No faltó el tradicional homenaje a los caídos. MARCIANO PÉREZ -

13/10/2017

miguel ángel zamora | león

Las infracciones penales han descendido en el territorio de la Guardia Civil en la provincia de León a 24,8 por cada mil habitantes, menos de la mitad de la media nacional. La siniestralidad en carretera se ha reducido en la misma zona un 7% este año. «León es una provincia segura, como lo es la comunidad autónoma», recalcaron en sus discursos Francisco Javier Sualdea, general jefe de la Guardia Civil en Castilla y León y María José Salgueiro, delegada del Gobierno en la comunidad.

Pese a la importancia de los datos, no fueron estos dos argumentos los que capitalizaron la festividad de la patrona de la Benemérita, la Virgen del Pilar. La encendida defensa de la unidad nacional que flotó en el ambiente de la Comandancia de la avenida de Fernández Ladreda y la loa a la bandera, que lució como nunca en múltiples dependencias del acuartelamiento, se convirtieron en el asunto central de la celebración. Cientos de ejemplares de enseñas nacionales, con los colores del país por una cara y el símbolo de la Guardia Civil por la otra, fueron repartidos a los asistentes como novedad principal de la edición 2017. La otra fue la supresión del vino español con el que tradicionalmente se agasajaba a los invitados. «En solidaridad con los compañeros desplazados a Cataluña», se esgrimió como argumento central. Hace unos cuantos años que la Asociación Unificada de Guardias Civiles AUGC también venía solicitándolo por otros motivos.

La imposición de condecoraciones abrió los actos poco después del mediodía en el acuartelamiento. El coronel Clemente García Barrios, el jefe de la USBA Juan Ignacio López Romero, el teniente coronel José Félix Martínez Hernández, el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de los de León Fernando Javier Muñiz Tejerina, el jefe del Servicio de Caza y Pesca de la Junta en León, Ignacio de la Fuente, los inspectores de Policía Nacional Gonzalo Fernández y José Miguel San José, los inspectores de Trabajo Carlos Luis Iglesias y Fernando Galindo y el guardia civil de 93 años Benedicto Gómez, fueron los principales condecorados, amén de otros agentes. El general Sualdea inició su alocución con un repaso a la historia de la Guarda Civil, que tiene 6.500 efectivos en Castilla y León repartidos en 267 cuarteles encargados de combatir «el terrorismo, la delincuencia, el narcotráfico, la violencia de género y todas sus fórmulas alternativas».

«Reducir los tiempos de respuesta, seguir haciendo gala de nuestra condición de Benemérita y se un pronóstico feliz para los afligidos, como decía nuestra vieja cartilla» son los objetivos del general, que tuvo palabras especiales para el Grupo de Alta Montaña, para el Greim de Sabero, para la Unidad Aérea de León y para las patrullas del Seprona, así como para la Policía Nacional «a la que nos une la defensa de los españoles en una situación difícil», con una mención especial al grupo del GRS desplazado a Cataluña «para restaurar la convivencia que han socavado los radicales».

Agradecido por sus primeros seis meses de servicio en León, Sualdea prometió lealtad a las instituciones y celebró la acogida que ha tenido en su llegada al mando.

El acto de homenaje a los caídos completó la jornada, con presencia de numeroso público y de la mayoría de las autoridades civiles, militares y eclesiásticas de la ciudad que, este año sí, pudieron disfrutar del acto al aire libre después de que en parte de las últimas ediciones el mal tiempo lo desluciera.

Noticias relacionadas