+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Demanda a Sanidad por la vacuna del papiloma

Una leonesa presenta una reclamación patrimonial tras sufrir efectos adversos. Karen junto a su madre, María Fernández, que sostiene el amplio historial médico de la niña tras varios ingresos y numerosas pruebas. La familia se ha trasladado a Tenerife por motivos laborales. «Nos estamos gastando un dineral en pruebas y viajes», asegura María

 

dl -

carmen Tapia | león
06/06/2015

La familia de una niña leonesa acaba de presentar al Ministerio de Sanidad una reclamación de responsabilidad patrimonial por los efectos adversos que sufre su hija tras la administración de la vacuna contra el virus del papiloma humano. El abogado de la familia, Francisco Almodovar, letrado del bufete que lleva otros catorce casos en toda España, acaba de registrar la demanda por la que hace responsable a la administración nacional de los daños causados en la salud de Karen y la falta de información que reciben las familias sobre los efectos secundarios de la vacuna. Karen sufre «mareos inespecíficos, episorios de epilepsia» y alteraciones en su analítica por las que ha estado ingresada en varias ocasiones desde que le administraron la primera dosis de la vacuna en 2013, según se lee en la reclamación. Hasta hace unos meses, ningún especialista asociaba los efectos a la vacuna, de la que recibió las tres dosis. Sólo un médico de Madrid, en una de las últimas consultas, atribuye la causa de sus problemas a posibles efectos de la vacuna. «Karen sufrió y está sufriendo problemas de salud, tal y como recoge la ficha técnica y el prospecto, y nadie, ningún profesional, le advirtió que podrían ser de la vacuna». Pese a todo, se le administró la segunda dosis «sin ninguna anotación en la historia clínica, la cual siguió ocasionando problemas de salud, algunos recogidos en la ficha técnica de Gardasil, el laboratorio».

El abogado Francisco Almodóvar asegura que presenta la reclamación por la lesión del derecho fundamental a la salud de Karen y falta de consentimiento informado en salud y daño.

Almodovar quiere demostrar que la niña leonesa sufrió reacciones adversas descritas en el prospecto «y no hubo seguimiento farmacológico».

El abogado también dirige su reclamación al laboratorio que suminista la vacuna Gardasil «porque tiene numerosas reacciones adversas que no vienen recogidas en el prospecto».

Almodovar aclara que «en el bufete no somos antivacuna, somos pro información. La vacuna la prescribe el Sistema Nacional de Salud, que es quien la recomienda a los padres con una carta sin informar adecuada, real y responsablemente a las familias».

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla