+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA COLUMNA NOROESTE DEL 22-M SE AGRUPA. LA PROTESTA AVANZA HACIA LA CAPITAL DE LEÓN

Los derechos se ponen cuesta arriba

La Marcha de la Dignidad procedente de Asturias supera el puerto de Pajares para llegar a León, . donde mañana se encuentra con las de Galicia y Laciana para emprender viaje conjunto hacia Madrid.

 

Los participantes en la Marcha de la Dignidad que partió de Asturias, ayer a su paso por la cima del Puerto de Pajares. - jesús

maría j. muñiz | pajares
04/03/2014

No les arredró la amenaza de temporal. Subieron el puerto de Pajares desde Puente de los Fierros con brío. Lo coronaron al grito de «Sí se puede» y de «Asturias se salva luchando», antes de reponer fuerzas en Busdongo. Superaron la «etapa reina» de su camino hacia Madrid, donde llegarán con las Marchas de la Dignidad de todo el país el día 22. ¿Subir Pajares entre la ventisca y la nieve es duro? «No. Duro es vivir con el atropello permanente de derechos, sin trabajo y sin futuro».

La columna asturiana que ayer coronó Pajares para arrastrar conciencias a lo largo de León y camino de Madrid es una suma de individuos con un objetivo común tan definido como variopintas y diversas son sus circunstancias y procedencias. No hay siglas ni militancias, aunque apoyen la causa. No hay ideario ni final, porque el objetivo es único, común y universal. Ciudadanos hartos dispuestos a hacer valer (más allá de hacer oir) su voz y a defender los derechos que tras décadas de lucha les están siendo arrebatados. No hay bandera (cada uno porta la suya) y el mensaje es universal. «Sí se puede».

Lo corearon ayer al coronar el puerto de Pajares, ante el abandonado parador. Se puede. Se debe. Es necesario. Lo dice el manifiesto de la marcha, pero sobre todo lo sostienen, cada uno a su manera, quienes han decidido poner cara (y caminata) a la ola ciudadana que romperá el día 22 en Madrid para plantar cara a los recortes de servicios públicos, al cercenar derechos laborales y sociales, al amenazar a quien protesta y a lo que consideran una involución intolerable en un estado de derechos y bienestar que sólo ha roto «por los abusos y la tolerancia con los poderes económicos y financieros».

«Es el hartazgo de una situación de precariedad absoluta. Yo vivo de la caridad de mi familia». Llucía Menéndez es una investigadora universitaria, licenciada en Filología y convertida en parada de larga duración pese a algún breve contrato en precario. Ni puede trabajar en lo suyo ni en otra cosa. Ni siquiera seguir formándose: «Pocos pueden acceder ya a los estudios gratuitos».

Tiene clara su causa: «No queremos más parches, hay que cambiar las dinámicas sociales. En todos estos años la Constitución sólo se ha modificado para permitir pagar la deuda de los bancos, mientras la gente sigue muriéndose de hambre y de frío víctima de este Estado». Pablo Asur añade que las víctimas llegan incluso al suicidio, y eso está silenciándose. Trabajador y parado a tiempo parcial, su proyecto de vida «no va más allá del día a día». Especialista en «trabajos verticales y energías renovables», es uno más de los que se suma a la gran ola de protesta sin suscribir siglas ni movimiento alguno. «Hay que ir a un cambio de sistema, esto no puede continuar. Lo que hay es enfado, y mucho miedo porque en las protestas «la represión es total, cada vez mayor».

Ambos coinciden en que los partidos y sindicatos mayoritarios «ya no representan el sentir del pueblo, forman parte del sistema». Y consideran que los movimientos sociales que han ido surgiendo son «el día a día de la gente, contra un sistema deshumanizado». Aunque prefieren mantener su condición de «independientes» en esta marcha por los derechos y las libertades.

Los jóvenes parados o en situación de precariedad laboral son una parte de la columna que ayer desembarcó desde Asturias en León. Héctor Palacio, soldador de profesión y miembro de una plataforma de parados del Nalón, es otro de los ejemplos. «La situación es crítica. Cuando se oiga la voz de un millón de personas en Madrid...». El tramo asturiano ha sido gratificante, salieron el sábado de La Folguera y se manifestaron hasta Sama; en Mieres les ovacionaron y al llegar a Pola de Lena la cosa «fue más fría. Era domingo a mediodía...».

Tienen el ánimo alto. Y los pies todavía firmes. Incluso los más veteranos. Miguel Ángel Fernández, «jubilado, un afortunado, vamos», forma parte de la Cumbre Social del Nalón, que integran tres centrales sindicales y varios colectivos. También Agustín Pascual, que pasó por Correos de León «desde Ibiza, camino de la jubilación en Asturias». «Tenemos que dar el relevo a los jóvenes, transmitirles nuestra experiencia. El problema afecta a todos, la sanidad, la educación, la precariedad laboral, la tercera edad,... Y están adoctrinándonos para la regisnación».

Buscar tiempo en otra localidad