+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LEÓN ■ REIVINDICACIONES CIVILES

La dignidad se pone en marcha

El movimiento de reclamación de la renta básica sale de León con 15 etapas a pie por delante hasta alcanzar Madrid el día 24

 

Los colectivos se congregaron en San Marcelo antes de salir hacia Mansilla. FERNANDO OTERO PERANDONES -

ÁLVARO CABALLERO | LEÓN
11/03/2018

A pie, la marcha por la Dignidad de la Renta Básica salió ayer de León con 15 etapas por delante hasta llegar el día 24 a Madrid. Cada una de ellas con el reto de que «la generosidad» de sus pasos abran «un camino de justicia social» en el que, a cada paso, se «pisotee la corrupción desde la dignidad», como apuntaron en la lectura del manifiesto, ondeado en la plaza de San Marcelo a media mañana como muestra de la urdimbre en la que participan distintos movimientos de 22 localidades y zonas de España, como Extremadura, Cataluña, los campamentos Dignidad, Valladolid, Madrid y Asturias, donde en la previa cruzaron Pajares andando como prólogo. Uno detrás de otros, hasta sumar 96 personas desempleadas o con empleos precarios, a las que se sumarán más columnas a lo largo del itinerario, su lucha reivindica una renta básica «incondicional, individual y universal» para la ciudadanía que evite a cualquier persona vivir por debajo del umbral de la pobreza, fijado en 674 euros mensuales, como expusieron.

El grito por «la unidad de acción contra la pobreza» lo elevó Ramiro Pinto. El activista leonés insistió en «la necesidad de la renta básica» como «un modelo de reparto de una riqueza inmensa» en la que «el dinero público se los están llevando unos pocos y creando una estafa». La reivindicación se hace más necesaria, como expuso, con la entrada en «una sociedad tecnológica donde una gran parte del trabajo y el empleo empieza a desaparecer», lo que requiere «ajustar en función de unos valores de dignidad, en contra de todas las injusticias, la precariedad y la pobreza».

Alentado por «las mareas de las mujeres y los pensionistas, que forma parte de un todo contra la corrupción», el movimiento impulsado «por la sanidad y la educación públicas, el derecho a la vivienda, el derecho a no ser pobres, el empleo digno y el cumplimiento de la Carta Social europea», como reseñaron en el manifiesto, tras recalcar su «voluntad de hacer algo ante la que nos está cayendo», con «la represión, la pobreza, las desigualdades, las mordazas, las mentiras, el paro y incumplimiento de los más fundamentales derechos humanos».

A la primera etapa se sumó el procurador autonómico de IU José Sarrión, quien admitió que «la principal característica de esta marcha es que ha ido más allá de los partidos»». «Debemos apoyar desde el segundo plano. Los movimientos sociales llegarán muchas veces donde no llegan las fuerzas tradicionales», apuntó, al rebufo de la marcha.

   
1 Comentario
01

Por Horac 12:02 - 11.03.2018

Parafraseando a Jesucristo: "LOS POLÍTICOS Y SINDICALISTAS, CON FAMA DE MENTIROSOS Y CHORIZOS, OS PRECEDERÁN EN EL REINO DE LOS CIELOS" ¿A los dirigentes de los chiringuitos de la caridad y de la filantropía de León-capital y alrededores, que negaron colaboración a los marchantes contra el paro y la precariedad, no se les cae la cara de vergüenza? Igual temen que la Renta Básica va a disminuir el "negocio de la pobreza" y les va a obligar a cerrar… Más les valdría hacer como el Sr. Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, quien, en días precedentes al pasado 8 de marzo, apoyó sin ambages la reivindicación feminista de la IGUALDAD. http://www.europapress.es/sociedad/noticia-osoro-apoya-huelga-feminista-comprendo-hay-defender-derechos-haria-tambien-virgen-20180302162233.html O como la Parroquia de San Carlos Borromeo de Madrid, donde ayer tarde se celebró un festival flamenco a los efectos de recaudar un fondo de ayuda a esta Marcha Básica. Cuentan que, hace dos milenios, la madre de Jesucristo pronunció unas palabras: Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos. Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. (Evangelio según san Lucas 1, 46-55)