+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El acceso Sur no llega a fin de año

Las obras del nuevo vial que conectará la ciudad con las autovías a Burgos y Benavente muestran retrasos que impiden su finalización dentro del 2011.

 

La traza del desdoblamiento del acceso Sur, en la prolongación de Saenz de Miera una vez superada la Ronda Sur. - ramiro

l. urdiales | redacción
24/08/2011

El retraso del Acceso Sur se ve paralelo a la orilla del Bernesga, en la recta con la que se va a desdoblar la entrada a la ciudad a través de la prolongación de Sáenz de Miera. La traza está marcada más allá de la LE-30, por donde se supone que las mejoras dejarán al tráfico rodado más cerca de las autopistas a Burgos y Madrid. No será este año, tal y como preveían en el último ajuste de calendario sobre la ejecución del vial los representantes del Gobierno, al corregir el desfase sobre la previsión inicial de ejecución.

El acceso Sur se ve demasiado verde ahora que comienza a enseñar el curso que llevará hasta Cembranos como para estar finalizado antes de que acabe el 2011, «el horizonte» al que fió el delegado del Gobierno el final de la actuación. Lo dijo en enero. Desde entonces ningún representante del Ministerio de Fomento, que adjudicó en el año 2008 la obra con un plazo de ejecución de 42 meses, ha vuelto a poner coto a la conclusión de esta estructura que se ideó para acabar con la crítica que en vez de hablar de la León-Benavente dejaba la A-66 al pie de Ribaseca.

De momento se carga ya casi un año de retraso a la cuenta de una obra en la que no bulle la actividad. Lo hace de forma circunstancial, como para abordar las estructuras de pasos elevados que cambian el paisaje de la altiplanicie al sur de Onzonilla, entre viaductos del tren que va a llegar y la propia autovía de acceso sur, o el relleno de tierra para dar asiento al lecho de la nueva carretera.

De tal forma, que los avances que afloran sobre la A-231, la estructura metálica con la que se salvará la autovía de Burgos, o el trazado que llevará el vial entre Vilecha y el área de la depuradora de aguas de León, o el paso junto a la alameda del Bernesga, resaltan de forma especial. No más. El porcentaje de ejecución no se ajusta con el presupuesto que esta obra tiene consignado en las cuentas del año 2011, con casi 21 millones de euros que deberían contribuir a sacar a la obra del retraso que acumula sobre el avance previsto, a pesar y todo de la holgura que permitió el plazo de la ejecución: 48 meses para nueve kilómetros.

Con los retoques aplicados en superficie que enseñan la dimensión de una obra que va a descongestionar Trobajo del Cerecedo se ve más cerca el final, aún lejano.