+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La escuela de Juan Soñador formará a 1.000 jóvenes en riesgo de exclusión hasta 2020

El centro de formación y orientación sociolaboral nace de la apuesta por un nuevo modelo apoyada desde la Junta y la Fundación Cepa.

 

Nuria Alonso, directora de la Fundación Cepa, y Alicia García, junto a uno de los alumnos del nuevo centro abierto. RAMIRO -

Los alumnos estuvieron presentes en la inauguración. RAMIRO -

04/06/2016

álvaro caballero | león

El sueño de Juan Soñador se materializó ayer en la antigua residencia del Consejo de Europa del paseo del Parque. Un sueño con un horizonte de formación de 1.000 jóvenes en riesgo de exclusión social que pasarán por las aulas del nuevo centro de formación hasta 2020. Menores de 25 años que no estudian ni trabajan, procedentes preferentemente del sistema de protección y reforma de la comunidad autónoma, a los que la apuesta de inserción sociolaboral permitirá tener «una participación activa en la sociedad», como expuso la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, quien remarcó que «eso pasa por tener un empleo».

El empeño resume la escuela abierta por Juan Soñador con la ayuda de la Junta, que cede el centro y aportará 2 millones de euros hasta 2020, y la Fundación Cepa, que ha corrido con los gastos de la adecuación y equipamiento de las instalaciones que habían sido cerradas hace casi 3 años. Estos mimbres forman la «herramienta novedosa» que aúna educación y formación, como citó la consejera, quien insistió en que el objetivo es ayudar «a los más vulnerables» a que adquieran «conocimientos y competencias necesarias para incorporarse al mercado laboral».

La búsqueda de esta meta tiene como aliado al «equipo multidisciplinar de primer nivel» de la Fundación Juan Soñador, ensalzó García. Su trabajo, explicó la consejera, se basa «en la formación, a través de la realización de actividades y programas formativos orientados hacia el empleo», con una «metodología propia fundamentada en la práctica». Esta pata del programa se complementa con «el empleo», por medio de «la orientación laboral mediante itinerarios personalizados de intervención, formación socio-laboral, seguimiento y acompañamiento de los destinatarios, así como sensibilización e intermediación con el tejido empresarial», abundó la responsable del Ejecutivo autonómico, quien remarcó que el tercer pilar se asienta en el «área socio-educativa» que permite «la acogida, seguimiento y dotación de becas de alojamiento, manutención y transporte».

La primera muestra de este proyecto, que empezó a mediados de 2015, presenta ya el fruto de 8 cursos impartidos en las áreas de hostelería y comercio. Entre sus 96 beneficiarios a los que se han realizado itinerarios personalizados», reseñó García, «50 ya han tenido prácticas en empresas y 27 han logrado insertarse laboralmente». «Sois los destinatarios de esta suma de esfuerzos y voluntades», arengó a los alumnos presentes el alcalde, Antonio Silván.

Por el mismo camino se orientará a los 108 integrantes de los ocho nuevos cursos programados para lo que queda de 2016. Cursos de formación inicial de ayudante de cocina, ayudante de camarero, camarero, ayudante de comercio y jardinería; de formación media de ayudante de cocina, camarero y empleado de comercio; y cursos monográficos. «Habéis sido capaces de diseñar una escuela diferente: no una escuela para los mejores sino para sacar lo mejor de los chavales», agradeció a los educadores José María Blanco, director social de Juan Soñador. Un «modelo precioso para enfrentarnos al desafío que nos presenta la sociedad», como apostilló Juan Carlos Pérez Godoy, provincial de los Salesianos y presidente fundación.

El último consejo lo dejó Alejandro González, secretario de la Fundación Cepa: «Cuesta lo mismo soñar en grande que en pequeño, como decía mi padre».