+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

A la espera de nuevas nevadas para salvar la Semana Santa

 

21/03/2017

La caída brusca de temperaturas prevista a partir de hoy traerá de nuevo la nieve a la provincia, con previsiones que hablan de precipitaciones blancas en la montaña leonesa durante prácticamente toda la semana en cotas que dependiendo de los días, oscilarán entre los 1.700 y los 400 metros de altitud. La vuelta de la nieve llega en un momento en que las estaciones de la provincia ya comenzaban a vivir momentos críticos, especialmente en el caso del enclave Valle de Laciana-Leitariegos.

Allí únicamente están ya en servicio poco más de 500 metros de superficie esquiable, con espesores que oscilan entre los 10 y 20 centímetros y sólo dos pistas abiertas. Las suaves temperaturas de casi todo el mes de marzo, inusuales para esta época del año y la ausencia de precipitaciones blancas, han provocado la progresiva merma del manto blanco en este espacio blanco. De no recibir nuevas nevadas de forma inmediata, como está previsto, se vería obligada a cerrar en pocos días.

En San Isidro ya no está en servicio el sector de Riopinos por el déficit de nieve y los problemas de seguridad que acarrea contar con pocos espesores en las pistas. De momento, resisten las pistas de Cebolledo y Requejines: una superficie esquiable en su conjunto de 14,4 kilómetros, con 15 pistas y ocho remontes en funcionamiento. Los espesores en la estación del Alto Porma y el Alto Curueño se sitúan entre los 20 y los 70 en sus niveles mínimos y máximos.

La llegada de nuevas nevadas resulta vital para aumentar la oferta en ambas estaciones con la Semana Santa ya a la vuelta de la esquina, una época con una importante afluencia de esquiadores a las pistas leonesas, con el consiguiente beneficio económico para el sector y las áreas de influencia de Leitariegos y San Isidro. La campaña cerrará el 16 de abril, coincidiendo con el fin de la Semana Santa, pero el calendario podría alargarse si las condiciones de nieve son óptimas.