+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL ESQUÍ SIGUE EN BLANCO

Las estaciones de esquí esperan vacías y 'secas' la nevada anunciada para mañana en León

Se espera nieve desde el día 13 hasta el 16 de enero bajando de la cota de los mil metros hasta 400

 

El área de Salencias, de la Estación de San Isidro hoy por la tarde. - WEBCAM DE DIPULEON.ES

DL | REDACCIÓN
12/01/2017

Nieve por fin. Eso, si se cumplen las previsiones meteorológicas. La Agencia de Protección Civil de la Consejería de Fomento de la Junta ha declarado hoy una fase de alerta ante el riesgo de nevadas en las provincias de León, Burgos, Palencia y Soria, desde el día 13 hasta el 16 de enero, según ha informado hoy el Gobierno autonómico en un comunicado.

La agencia ha previsto que la cota de nieve se instale en cotas cercanas a los 1.000 metros, que irá bajando conforme avance el día hasta los 400 metros, además de rachas de viento que alcanzarán los 80 kilómetros por hora.

La zona de Cebolledo de la estación de San Isidro esta tarde. WEBCAM DE DIPULEON.ES

Las estaciones de esquí de la provincia esperan 'secas' y vacías esa nevada para abrir pro primera vez. Una temporada que se vaticina aún peor que la del año pasado.

De momento, para mañana se esperan acumulaciones máximas de nieve de hasta 15 centímetros en la zona de la Cordillera Cantábrica.

En el resto del país

El fuerte temporal de lluvia, de viento -con rachas que en algunos puntos de la península serán de más de 100 kilómetros por hora- y de nieve azotará a partir de mañana y durante todo el fin de semana el norte peninsular y Baleares. Ante la adversidad de estos fenómenos, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha emitido un aviso especial y ha alertado además del fuerte oleaje que se va a producir en el Cantábrico y en el Mediterráneo.

Las precipitaciones de nieve que se van a registrar en cotas muy bajas, los fuertes vientos y el oleaje han justificado la activación para mañana de alertas "naranja" (riesgo importante) en numerosas provincias de la mitad norte. El temporal se canalizará entre el anticiclón de las Azores -situado al noroeste de la Península- y una zona de bajas presiones situada sobre el interior de Europa. Esas condiciones meteorológicas van a favorecer la entrada de una masa de aire marítima, fría y húmeda, que dará lugar a precipitaciones que van a ser persistentes en el extremo norte peninsular. El temporal dejará además precipitaciones de nieve en cotas bajas, intervalos de viento fuerte o muy fuerte en el cuadrante nordeste y en Baleares y un temporal marítimo en el Cantábrico al principio del episodio y al Mediterráneo después.

Las lluvias en el extremo norte se prolongarán hasta el lunes, según la Aemet, que ha avisado de que se esperan importantes acumulaciones, hasta 120 litros por metro cuadrado en muchas zonas. Una gran parte de esas precipitaciones será en forma de nieve, ya que la cota bajará mañana hasta los 300 metros en el tercio norte peninsular, aunque subirá a unos 500 metros el sábado y a 800 el domingo.

Las acumulaciones de nieve serán importantes en la Cordillera Cantábrica y en los Pirineos, y el viento, de componente norte, será fuerte con intervalos de muy fuerte en el Cantábrico oriental, en áreas del cuadrante nordeste peninsular y en Baleares, con rachas por encima de los 100 kilómetros por hora.
En cuanto al estado del mar se espera un fuerte viento del noroeste y olas de hasta 6 metros a partir de la próxima noche en el litoral cantábrico y en Galicia. El fuerte oleaje afectará también al Mediterráneo, y aunque empezará mañana en el litoral de Cataluña y en Baleares la situación empeorará el domingo 15, sobre todo en Baleares.

Y tras este fuerte temporal la Aemet ha anunciado que la situación cambiará a partir del martes y ha precisado que comenzará entonces una ola de frío. Según los datos de la Aemet, esa situación comenzará el martes con la entrada de flujo del nordeste de origen continental, más seco y frío, que dará lugar a un episodio de temperaturas muy bajas en la península y en Baleares.