+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LEÓN ■ ECONOMÍA

La industria mecánica y la farmacia ganan peso en el nuevo modelo económico de la provincia

El sector alimentario se reinventa para buscar clientes en el mercado exterior, que marca el cambio en el peso de los sectores

 

La industria mecánica y la farmacia ganan peso en el nuevo modelo económico de la provincia -

14/01/2018

maría j. muñiz | león

Diez largos años de crisis y recesión, que han sacudido los cimientos de la economía y la sociedad. Diez años en los que las empresas que han seguido adelante han tenido que replantear su modelo y, sobre todo, buscar mercados exteriores para sobrevivir. La economía leonesa no ha sido desde luego ajena a este proceso. Fuertemente golpeada por la crisis en sus pilares económicos tradicionales, la perspectiva de un decenio permite analizar cómo ha evolucionado la economía local, qué sectores han sabido adaptarse y sobrevivir, cuáles han claudicado y dónde han buscado hueco los proyectos emergentes.

El comportamiento de las empresas leonesas en los mercados exteriores es el mejor termómetro para mostrar la evidencia de este cambio. No sólo en los productos que se exportan, sino en aquellos que se compran del exterior, y que permiten determinar qué sectores locales son más dinámicos. Y ahí hay buenas noticias: en los últimos dos años las importaciones están disparándose en la provincia, y apuntan con claridad a las actividades con mayor fortaleza de cara al futuro.

La apuesta de la economía leonesa por la exportación ha sido clara: las ventas al exterior se han duplicado durante la crisis, así como el número de empresas exportadoras. Lo hicieron con más intensidad en el período más duro de la recesión, incluso por encima de la media nacional; y ahora siguen creciendo pero con menos fuelle. Los sectores tradicionalmente exportadores se han mantenido (fundición, pizarra y vidrio, con el cárnico); pero han surgido con fuerza nuevos productos con gran éxito en el exterior: los lácteos han multiplicado por tres sus ventas desde 2010; y los farmacéuticos por cuatro desde 2009. La madera es una de las grandes protagonistas del año recién terminado.

En cuanto a las importaciones, los preparados de legumbre leoneses son líderes en cuota de mercado a nivel nacional y buscan nuevos clientes en el extranjero; y siguen siendo el principal comprador de producto del exterior, lo que evidencia el dinamismo de una industria tradicional que está sabiendo adaptarse a los cambios del consumo. Otras compras que han crecido con fuerza son la fibra de vidrio y las hormonas. La industria eólica y la farmacéutica son dos puntas de lanza de la actividad económica leonesa en este momento.

De nuevo al alza

En los diez primeros meses de 2017 (último dato publicado) las empresas leonesas vendieron al exterior productos por algo más de 1.222 millones de euros, lo que supone un incremento sobre el ejercicio anterior aunque no llega a las cifras de 2012 y 2015. Según un análisis realizado por José Luis Placer sobre la evolución de estas ventas al exterior de la provincia en los últimos once años (con datos de enero a octubre, para realizar las comparativas), la «ha seguido una tendencia de crecimiento positivo». El catedrático de Comercialización e Investigación de Mercados de la Facultad de Económicas y Empresariales de la Universidad de León señala que las ventas al exterior en este período pasaron de los 677 millones de 2007 a los 1.222 del año pasado, «con un crecimiento muy intenso entre 2010 y 2012 y valores máximos en 2012 y 2015, seguido de un fuerte retroceso en 2013 y de menor intensidad en 2016».

Principales ventas

El análisis de los principales productos de la exportación leonesa a lo largo de este período señala qué actividades forman parte de la economía estructural, cuáles han perdido importancia y las que están aumentando su peso. «La oferta exportadora estructural de la economía leonesa está compuesta por barras y perfiles de acero inoxidable, alambrón de acero, cables eléctricos, botellas de vidrio, pizarra y madera contrachapada; además de la carne de cerdo y los medicamentos. Tambíen por los colorantes de origen vegetal o animal y las salsas y preparaciones», señala Placer.

En cambio, han perdido importancia en la economía local los preparados para alimentación animal, hidrocarburos y ácidos y los antibióticos; así como el cobre. Por lo que se refiere a los productos que «han surgido con fuerza en el decenio actual, desde 2010 el queso se ha convertido en el producto estrella de la exportación agroalimentaria leonesa. Y desde 2012 toman el liderazgo de la exportación los grupos electrógenos, y también los transformadores eléctricos, dos elementos que intervienen en la fabricación de los molinos eólicos». A partir de 2013 crece cada año la importancia de los accesorios de tubería de fundición de hierro y acero y las vidrieras aislantes.

Dinamismo industrial

Por su parte el análisis de las importaciones permite determinar qué sectores de la economía local tienen mayor dinamismo, las industrias que han perdido peso y aquellas que están siendo más novedosas y activas. «Los dos grandes macrosectores compradores de la economía leonesa de productos extranjeros son el de bienes de equipo de uso industrial y el agroalimentario, que se centra en legumbres, cereales, lácteos y pescados», señala el catedrático. Desde luego, «el liderazgo comprador corresponde a las legumbres», a excepción de los años 2007 y 2017.

Dentro de la gran diversidad de productos que compran del exterior las empresas locales, entre los quince primeros están siempre, además de estas legumbres, las plantas y semillas; y de manera habitual la fibra de vidrio y las hormonas y prostaglandinas.

La maquinaria y los aparatos mecánicos ocupan el segundo lugar en importancia de las compras. Con estos dos, sólo los productos químicos orgánicos y las manufacturas de materias plásticas se han mantenido «entre los diez más importadores en los últimos años». Aunque «por su presencia continuada destacan también los sectores del vidrio, y el de la maquinaria, aparatos y material eléctrico».

El sector agroalimentario

Los datos analizados por el catedrático señalan que los productos agroalimentarios son los que tienen «una presencia más estable» en los once años de comercio exterior analizados. Además de las legumbres y las plantas, tienen especial peso las compras a otros países de semillas, trigo, maíz y cebada. Así como las preparaciones para alimentación animal.

Y para consumo destacan las importanciones tanto de queso como de pecado.

Un último dato: el año pasado tomó importancia la importación de bienes de equipo (material y aparatos eléctricos y mecánicos, además de maquinaria); que en los ejercicios anteriores había tenido una presencia «muy poco relevante».



Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla