+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«La falta de cultura en endeudarse de León es un problema muy serio»

 

José Miguel Fernández, decano de la Facultad de Económicas. RAMIRO -

14/06/2018

«León, y los leoneses, no tenemos suficiente cultura del endeudamiento, y eso es un problema muy serio para la evolución de la actividad económica e industrial. No hay cultura emprendedora, y es difícil cambiar esta mentalidad. Somos gente poco arriesgada, la nuestra es una cultura casi de subsistencia que es difícil cambiar». El decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales mostró en el debate de ayer su pesimismo sobre la evolución de los datos económicos, de riqueza y empleo que se registran en la provincia. Aunque también señaló iniciativas que desde todos los ámbitos se toman para impulsar la cultura financiera y la ilusión emprendedora.

La reflexión de José Miguel Fernández nace apegada a los datos: España presenta un nivel de crecimiento económico superior al de la media de la Unión Europea, «y se prevé que así sea en los próximos años»; pero Castilla y León no sigue ese ritmo medio. Y, dentro de la Comunidad, León se rezaga de manera especialmente preocupante. «El índice de actividad de la provincia está a la cola del país, es el segundo más bajo de todas las provincias».

Por lo que respecta a los mercados financieros, «la provincia tiene muy poco protagonismo, porque hay muy poco dinero». No es una cuestión exclusiva de los ahorradores: «Existe muy poco estímulo por parte de los poderes públicos y económicos, con una actividad económica en declive en todos sus sectores fundamentales. Y una traba realmente seria: los niveles de empleo son más que preocupantes, mientras el capital humano que formamos en la Universidad se va a producir fuera de León, porque no encuentra empleo aquí».

salarios

La evolución económica tampoco está teniendo los mismos resultados en todos los ámbitos. «Es hora de que los beneficios empresariales, que han estado creciendo en los últimos ejercicios, se trasladen a los salarios. Tenemos una generación de trabajadores pobres, y esta situación desincentiva toda posibilidad de consumo y crecimiento generalizado».

Más allá de estas consideraciones actuales, el decano de Económicas denunció la brecha de crecimiento que se produce a nivel territorial dentro del país. Y que, señala, no es sólo fruto de la crisis y las políticas restrictivas para contener el déficit público, aunque se ha agravado con la falta de inversión en los últimos ejercicios. «Este desequilibrio se observa en Castilla y León con claridad meridiana desde la creación de las comunidades autónomas. Antes de esa fecha todas las variables económicas importantes se situaban en la provincia por encima de las de Valladolid. Pero cuatro años después de la creación de la Comunidad se produjo un punto de inflexión y Valladolid comenzó a estar por encima en todo; nos ha adelantado Burgos y Palencia está cerca. Es un declive del que tiene parte de responsabilidad la política industrial de la Junta de Castilla y León, y del que los políticos tendrán que dar explicaciones en algún momento».

Fernández se refirió también al declive poblacional de la provincia, «que tiene una estructura de edad en forma de pirámide invertida. En pocos años el 45% de la población tendrá más de 65 años. Es una ruina total». Y advirtió sobre el crecimiento del sector servicios: «No se puede vivir sólo de él».