+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El delegado provincial insiste en que los entes locales deben ser el órgano expropiante

La Junta promete apoyo financiero al proyecto de expropiación de Pinos

Eduardo Fernández asegura que se tramitará el expediente que inicien las juntas babianas

 

L. Urdiales - redacción
L. Urdiales 03/09/2008

La Junta se compromete a financiar el coste del proyecto sobre el que las juntas vecinales de Babia sustentan las razones objetivas para la expropiación de Pinos. La administración autonómica, además, dio ayer su conformidad al reto de los colectivos leoneses afectados por el intento de reordenación de la fina propiedad de Mieres, y se mostró dispuesta a tramitar el expediente de expropiación del puerto, término que corresponde a las juntas vecinales o colectivos ganaderos interesados en esta empresa. La sugerencia de la Junta lleva dos condicionantes inexcusables: que el órgano expropiante sean las juntas vecinales babianas del municipio de San Emiliano y que estos entes locales basen el propósito en una iniciativa viable. «El resto lo haremos nosotros», replicó el delegado de la Junta en León, Eduardo Fernández, que se mostró dispuesto a dar agilidad a los trámites una vez que se emprenda el proceso administrativo. «No nosotros», indicó Fernández respecto a la promoción del proyecto. «Con José Valín de consejero ya se dió por bueno que la consejería de Agricultura y Ganadería se haría cargo de la financiación del proyecto. Y así se hará, garantizamos la aportación económica suficiente para que el proyecto redunde en favor de los pueblos y la iniciativa de los ganaderos de esta zona de Babia», reiteró el delegado de la Junta en la provincia leonesa. Tres juntas vecinales de Babia (Villargusán, Candemuela y Pinos) y varios ganaderos vecinos o con explotaciones censadas en estas localidades, defienden la salida de la expropiación de las 900 hectáreas del puerto de Pinos como única fórmula posible para sacar adelante el proyecto de desarrollo integral de la explotación de la raza caballar hispano bretona, con fuerte implantación por estas comarcas noroccidentales de la provincia de León. De hecho, desde la plataforma se aboga desde hace años por dar sustento desde el alto de Pinos a un consorcio que dinamice la economía de la comarca sobre el concepto del desarrollo sostenible que permite la legalidad en un espacio natural y de especial protección para la actividad agropecuaria. El último posicionamiento de la administración autonómica en torno a la expropiación de Pinos a Mieres, propietario del terreno desde hace noventa años, cambia sensiblemente las expectativas de las juntas vecinales babianas que enarbolan la expropiación para contar con espacio para el alimento de los rebaños de equinos. Este es el resorte que esgrimen los pueblos leoneses ante la amenaza de Mieres de quitarles derechos históricos sobre el uso y aprovechamiento del puerto leonés y propiedad asturiana. El estudio encargado por la Junta de Castilla y León a la Universidad de Valladolid acabó por ratificar las tesis del Ayuntamiento de Mieres sobre el cambio de reglamento del puerto y por acentuar la inquietud entre juntas y ganaderos leoneses, usuarios desde hace siglos de este espacio origen ahora de un conflicto territorial sin precedentes entre León y Asturias. «La consejería de Agricultura garantiza dinero para financiar el proyecto; ahora los promotores deben venir y exponerlo, y de inmediato agilizaremos la tramitación del expediente de expropiación», resumió el delegado de la Junta en León.