+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Celebración

León vive por un día la magia de los sultanes

Cientos de invitados procedentes de India celebraron en la capital el enlace de Gustavo Sandoval con Lavina Ramchid Melwani

 

El novio besa las manos de la novia - FERNANDO OTERO PERANDONES

DIARIO DE LEÓN
11/08/2018

Como un cuento de hadas. León se convirtió ayer en el escenario de una de las historias mágicas de Bollywood gracias a la boda del leonés Gustavo Sandoval con Lavina Ramchid Melwani. Cientos de invitados han convertido la ciudad en un centro multicultural gracias a un enlace que unirá tres civilizaciones distintas: la árabe (por la madre de la novia), la hindú, por el padre, y la cristiana gracias a la familia del novio. Ayer tuvo lugar el ceremonial del Mehndi Rat, uno de los actos más importantes en las bodas hindúes. La novia cubrió su cuerpo con dibujos semejantes a tatuajes para que estos penetren bien en la piel. Este ritual, en el que también participaron las invitadas, semeja la despedida de soltera y enmarca la iniciación de la novia a su nueva vida como mujer casada. 

Imagen del brahman durante la ceremonia. FERNANDO OTERO PERANDONES

Gustavo y Lavina se conocieron a través de una red social y esta tarde celebran su unión en La Realeza. Durante la boda no se servirá ni ternera ni cerdo debido a los impedimentos religiosos y la parte española de la pareja también imprimirá su sello. Así, y al contrario de lo que sucede en la India, será el padre el que llevará a la novia hasta el altar. Allí, a los novios les ataron de pies y manos y les hicieron caminar alrededor de un fuego mientras el brahmán (sacerdote) realizaba rezos en sánscrito en tres rituales. El primero es el Homa de ofrenda de fuego, el segundo el Panigrahena de unión entre los novios y el tercero el Saptapadi en el que los novios dan siete vueltas en torno al fuego, cantan mantras y leen textos sagrados. Para concluir la ceremonia, el novio ata un collar de flores en el cuello de su nueva esposa como muestra de aceptación y rocía sobre su pelo polvo de color rojo, indicando que ya es una mujer casada.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla