+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La mano incorrupta de Santo Martino procesiona a los 800 años del fallecimiento del religioso intelectual

Corría el año 1196 y Santo Martino era abad de San Isidoro. Castilla y León estaban en guerra. Un día de ese año la imagen de La Piedad sudó sangre y el santo interpretó que León sería atacado y que entraría en una dura batalla, aunque los cast

 

Marco Romero Redacción - LEÓN.
Marco Romero Redacción 13/01/2003

La mano derecha de Santo Martino de León, uno de los dos volúmenes de su obra (1185) y sus restos fueron procesionados ayer por la mañana en el entorno de la Basílica de San Isidoro, de donde fue abad y entre cuyos muros fue tejiendo un mundo de virtudes que le proclamaron doctor en vida, algo inusual. La conmemoración de los 800 años de su muerte fue presidida por el obispo de León, Julián López Martín, que participó en el desarrollo de un acto cargado de símbolos. Entre cánticos pronunciados por la alta curia de la Diócesis de León, López Martín llamó tres veces a la Puerta del Pérdón de la basílica antes de que fuera abierta. La apertura del portón supondrá una indulgencia plenaria. Todos los fieles católicos que pasen por San Isidoro y recen el Credo o el Padre Nuestro tendrán redimidos sus pecados, a tenor de la concesión realizada por el Vaticano a la basílica para todo el año centenario de Santo Martino. El Papa permite que se lucre esta indulgencia los días de apertura y de clausura del octavo centenario, cualquier otro día en el que se realicen celebraciones en honor del santo presididas por el obispo diocesano o un delegado suyo, cada vez que se acuda devotamente en peregrinación de grupo allí y una vez el día que elija el fiel cristiano. Tras la conmemoración pública y la exhición de las reliquias del santo intelectual, cargado, según la iglesia católica, de virtudes, humildad y caridad, el obispo ofició una misa, en la que subrayó la austeridad, el espíritu de mortificación y la dedicación al estudio de la teología del santo leonés. La Adoración Nocturna, entre otros colectivos, participó en el desarrollo de esta celebración, que discurrió entre el interior de la iglesia, el claustro de San Isidoro y la plaza bautizada con el nombre de Santo Martino. El hecho más destacable de toda la conmemoración fue la exhibición por parte del abad de la basílica de uno de los códices elaborado por Santo Martino. Su Concordia En sus dos volúmenes se recoge la denominada Concordia, tratados destinados a la edificación moral de los canónigos. La ornamentación es muy rica. Sobresalen las miniaturas por los colores y por la calidad del dibujo, como su autorretrato, que, por otro lado, ayer presidió la celebración eucarística. El obispo de León entiende que el testimonio de Santo Martino, aun a la distancia de ocho siglos, «nos debe empujar a todos los miembros de la comunidad cristiana de León, comenzando por nosotros los pastores, a ser cada día más fieles al Señor, único modo de ser esmerados en los deberes y compromisos propios de nuestra misión en la Iglesia y en la sociedad». «Los santos nos enseñan que, por encima de nuestros conocimientos y de nuestra preparación, lo que hace eficaces nuestros trabajos es la presencia de Dios en nuestra vida», dijo monseñor López.





Buscar tiempo en otra localidad