+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Matías Llorente rompe con el PSOE tras negarle la nueva dirección ser viceportavoz

El líder de Ugal lo justifica en diferencias insalvables, pero se aferra a su acta de diputado hasta 2015.

 

Valentín Martínez y Matías Llorente, ayer, en la rueda de prensa en la que anunció la decisión. - s. pérez

m.c. cachafeiro / s. blas | león
31/08/2012

Tras casi 30 años de pactos con el PSOE, Matías Llorente anunció ayer la ruptura del acuerdo que Ugal-UPL mantenía con los socialistas para las elecciones municipales después de acusar a la nueva dirección de Tino Rodríguez de «volverse muy urbanita» y abandonar el medio rural. Sin embargo, detrás de esa justificación se encuentra un pulso que Llorente ha perdido en el último mes para mantener la Viceportavocía en el Grupo Socialista de la Diputación, tras el nombramiento de Luis Rodríguez Aller como portavoz.

Llorente, que fue elegido por los concejales del PSOE para la Diputación, exigió una reunión con el secretario provincial, que Tino Rodríguez aceptó; pero solo para decirle que ya no existe ese cargo por una decisión irrevocable del partido.

El pasado 8 de julio, en San Emiliano, el Plenario de la Comisión Ejecutiva Provincial designó a Luis Rodríguez Aller como nuevo portavoz de la Diputación y decidió que no hubiera viceportavoz en lo sucesivo. Tres semanas después, el 30 de julio, el propio Celestino Rodríguez trasladó el acuerdo al grupo de diputados, entre ellos a Matías Llorente, que venía ejerciendo como portavoz accidental desde la designación de Ibán García del Blanco como senador. La reacción no se hizo esperar y ese mismo día, Matías Llorente, como líder de Ugal, pidió una reunión «para analizar el pacto que esta organización mantiene» con el PSOE.

En la reunión, que tuvo lugar el 8 de agosto, participaron el propio Llorente, Tino Rodríguez, Luis Rodríguez Aller y Óscar Ávarez como secretario de Organización. El líder de Ugal-Upa exigió la Viceportavocía apelando al pacto firmado desde 1983. A LLorente se le recordó también que en la época de Emilio Sierra no fue viceportavoz y entonces no apeló al pacto. Ante la negativa de la nueva dirección, Llorente abandonó la reunión con un anuncio: «Tomaré medidas», que está claro que ha tomado.

Sin embargo, en los dos años y medio que quedan de legislatura, hasta las elecciones municipales de 2015, el sindicato mantendrá sus cargos de vocales en las juntas vecinales, concejales, y alcaldes dentro del partido, pero «no habrá más pactos preelectorales con los socialistas», explicó. La decisión responde, según dijo, a una acumulación de causas. En primer lugar, consideran que el PSOE ha roto unilateralmente el pacto preelectoral con el que habían acudido juntos a las elecciones, pues «su ilusionante y nuevo proyecto se centra en León, Ponferrada y San Andrés del Rabanedo dejando de lado al mundo rural», sentenció Llorente. Con ello queda claro que ambas formaciones piensan de forma muy distinta. Mientras el proyecto del sindicato se centra en medio rural, el PSOE «se ha vuelto muy urbanita», calificó Llorente, a lo que añadió el refrán popular «cada pardal a su espiga» para evidenciar las diferentes preocupaciones que motivan a ambos grupos.

Desde 1983

Ambas formaciones llevaban acudiendo juntas a las elecciones municipales desde 1983, primero como UCL y desde 1991 como Ugal. Así hasta el pasado miércoles cuando el Comité de Ugal-Upa decidió por unanimidad romper con esta relación histórica. «Después de todos estos años lo sentimos mucho pero queda roto cualquier tipo de relación. Si tenemos que aguantar la legislatura la aguantaremos, pero no estamos dispuestos a seguir jugando».

Con siglas propias

El líder de Ugal-UPA informó de que se presentará en solitario a las próximas elecciones bajo las siglas de un partido acuñado en 1981. «Vamos a estar presentes en las municipales, en las juntas vecinales y en los ayuntamientos», proclamó Llorente, quien no precisó más datos porque en su opinión «todavía queda mucho tiempo». Lo que sí dijo que los candidatos de su formación tienen que ser «gente que viva la problemática del medio rural», y mostró especial indignación con aquellos personas que vienen de fuera y se empadronan en los pueblos para sacar beneficio de los cotos de caza, el aprovechamiento de la madera y las fincas comunales.

«No estamos dispuestos a que en la junta vecinal se empadronen tres de Madrid y vengan a cerrarnos las vaquerías y monten un parque para que puedan reforfollarse los que vengan de fuera».

   
1 Comentario
01

Por ---floro 11:03 - 31.08.2012

Isabel se está frotando las manos. Menudo muerto se ha quitado de encima.