Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

un año después

La memoria de Gabi en Kabul reclama justicia

La familia culpa al embajador de desplazar la bandera de homenaje . como «pataleta» por haberle denunciado por homicidio imprudente.


21/01/2017

 

álvaro caballero | león

La bandera la han subido al segundo piso, a un salón privado. La bandera de España con dos crespones negros, «en memoria de Isidro Gabino San Martín y Jorge García Tudela, héroes de la Policía Nacional y ejemplo para sus compañeros», como reza la leyenda del cuadro, ya no está en el vestíbulo de entrada de la embajada española en Kabul. Se había colocado allí el pasado 11 de diciembre, primer aniversario del asesinato del agente leonés y su compañero durante el atentado yihadista contra el edificio de la cancillería. «Le dijo a un empleado. No se ve la bandera, que debía «estar en custodia hasta el último policía en Kabul, para honrar su recuerdo», según quedó grabado en la placa, porque el embajador Emilio Pérez de Agreda mandó que se quitara. «Es su reacción por habernos presentado como acusación particular contra él, contra su segundo embajador entonces, Oriol Solá, y contra el Ministerio de Exteriores principalmente por sus responsabilidades al no atender los informes que alertaban desde 2008 de los fallos de seguridad y pedían que se cambiara de zona por el alto riesgo», resume la viuda del funcionario leonés, Estefanía Vera.

Un año después, la familia de Gabi San Martín todavía espera una llamada del embajador y de su segundo en ese momento, Oriol Solá, quien sobrevivió al ataque parapetado en el búnker, gracias a la protección de los agentes. «Lo único que recibimos, tanto yo como Gema, la viuda de Jorge, fue un burofax, uno igual para las dos, tres meses después. Y porque se lo dijo Ignacio Cosidó, director general de la Policía, que ha sido de los más cercanos», apunta la joven, quien recalca que con «esta pataleta, una vez más», el canciller «ha intentado pisar y humillar la gloria de nuestros caídos, de nuestros héroes». «Pero sólo intentado, porque nadie en este mundo podrá humillar su memoria», subraya.

La viuda del policía leonés asesinado insiste en que quienes decidieron obviar los informes y tomaron decisiones equivocadas «tendrán que asumir sus responsabilidades». El caso se encuentra en la Audiencia Nacional, donde el juez Pedraz instruye la investigación sobre la embajada, a pesar del criterio inicial contrario de la Fiscalía, ante la denuncia contra el embajador y su segundo por homicidio por imprudencia y siete en grado de tentativa debido a la falta de medidas de seguridad. «Había informes que lo avisaban. Se puede ver en las fotos. Había mucho trasiego en la calle, el edificio de en frente estaba tan cerca que desde arriba podía disparar perfectamente un francotirador, estaban casi en un zulo porque habían tapiado las ventanas después de que se pudiera tocar el muro sólo con alargar la mano...», describe la joven leonesa.

Pero no se varió la residencia de la cancillería, asentada en un complejo propiedad de un ex señor de la guerra al que se paga un alquiler, ni se trasladó a la denominada ‘zona verde’, el área más segura de la capital afgana, donde están casi todas las embajadas occidentales e, incluso, la casa de Pérez de Agreda, que en el momento del ataque estaba de vacaciones. Sí se encontraba en Kabul su segundo, Oriol Solá, que no vio el email enviado por la Agregaduría de Defensa Francesa dos horas antes para alertar del alto riesgo de atentado.

Los relatos de los compañeros que sobrevivieron al ataque, desvelados por El Mundo, constatan las advertencias del peligro, los avisos de que se permitía la entrada de demasiadas personas ajenas a la embajada y la hipótesis de que el ataque, que comenzó con un coche bomba, se preparó gracias a la información trasladada por un ‘topo’ afgano que conocía perfectamente el complejo y a sus integrantes. «Lo peor de todo es que Pérez de Agrega tienen 66 años y se va a jubilar, y con lo lento que va el procedimiento, no le pasará nada», lamenta la viuda de Gabi.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León