+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ROMERÍA PARA TIRAR DE LAS NARICES AL SANTO

Miles con Froilán, el santo que nunca estuvo solo

León cumple con el rito más leonés de todos en el día más leonés del año

 

Tradicional acto de colocación de la 'cuelga' a San Froilán. - Carlos S. Campillo

SUSANA VERGARA PEDREIRA | LEÓN
05/10/2014

En romería llegaon hoy los leoneses a La Virgen del Camino. Lo hicieron para cumplir el ritual más leonés de todos en el día más leonés del año. Es San Froilán, la fiesta del santo eremita que ni en vida dejaron estar a solas.

 

Ya nadie sabe de dónde salió la costumbre de tocar las narices al santo pero el gesto es tradición. El 5 de octubre, su fiesta, el Froilán espigado y asceta, con báculo de obispo y espíritu de santidad, concebido para León por el gran Subirach, aguardó a sus fieles cincelado en su puerta, en la entrada sur de la Basílica de La Virgen del Camino, con el cartílago de bronce levemente desgastado y el sol de la tarde de lleno, sacando miles de reflejos, iluminando su figura como dicen que le pasaba.

  • Foto: Ramiro.

A Froilán el eremita, qué cosas, nunca le dejaron solo. En romería le siguieron en vida, por miles se contaban los fieles, en romería le siguen ahora.

Es obligada la visita de hoy a La Virgen del Camino. Una cita reverenciada con la historia de León. Fueron a pie, cinco kilómetros de peregrinaje. Llegaron en carretas, como se hizo siempre hasta que la vida se volvió deprisa. Acudieron en coche, y su penitencia fue encontrar un lugar para aparcar. Pero allí estuvieron. Vestidos de leoneses tradicionales o de ‘calle’. Pero no faltaron.

  • Leoneses en peregrinación para asistir a la ofrenda a la Virgen del Camino. - Carlos S. Campillo
  • Pendones y un grupo de danzas a la entrada del santuario de La Virgen del Camino - Carlos S. Campillo

Había que cumplir con el viejo rito. Tirar tres veces de la nariz de San Froilán en la puerta lateral so pena de que no se conceda el deseo, besar el manto de la Virgen del Camino, la patrona de la Región leonesa y pedirle, por qué no, a ella también, y comprar los ‘perdones’. Que cuenta la tradición que los mozos llevaban a sus novias un puñado de buenas avellanas compradas en el mercado del santo para hacerse perdonar por llegar tarde de la romería y quién sabe qué mas, que los pecados son secreto de confesión.

  • Tradicional acto de «tocar la nariz a San Froilán» tres veces. - Carlos S. Campillo

Una selfi con Froilán

Dicen que ahora empieza a ser costumbre, a saber si acaba también en tradición, hacerse selfis con la efigie del santo que veneró León. Tiempos modernos en la vieja cita.

Tanto adora León a Froilán, que ha desplazado a Marcelo, el santo centurión romano protector de la ciudad, como ‘apóstol’ oficial.

Es fiesta grande hoy en La Virgen, el pueblo que alberga el santuario de la patrona. El día para  cumplir el ritual más leonés de todos, en el día más leonés del año. Y dejarse ‘perdonar’ indulgentemente con las delicias que se cocinan a fuego lento desde siempre en esta tierra, rendida cada 5 de octubre al santón solitario que nunca estuvo solo, en cuyo honor se celebra esta ancestral romería.

  • Clic sobre la imagen para ampliar. Fotos: Carlos S. Campillo