Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

OPINIÓN: El país del olvido

José María Merino | Escritor y miembro de la RAE
04/04/2017

 

Hace unos días, uno de los periódicos españoles de mayor difusión incluía un artículo sobre nuestro congreso de diputados que comenzaba diciendo lo siguiente: «El primer Parlamento de la historia, el Magnum Consilium de Inglaterra, se remonta a la Edad Media». Sus integrantes eran nobles y cargos eclesiásticos y su función se reducía a aconsejar al rey. En las asambleas convocadas por Simón de Monfort (1265) y Eduardo I (1295) se incorporaron representantes de condados y burgos...

Sorprendido por tales afirmaciones, escribí una carta al director del aludido periódico señalando que eran erróneas, y añadiendo que «... el 18 de junio de 2013, la Unesco declaró la denominada ‘Carta Magna’ leonesa de 1188 Memoria del Mundo, origen del parlamentarismo. Tal Carta Magna fue resultado de la Curia Regia Extraordinaria reunida por Alfonso IX en 1188, donde participaron por primera vez representantes de villas y ciudades, junto a la nobleza y el clero. El investigador John Keane trata el tema en The Life and Death of Democracy (2009). De todo ello habla Juan Pedro Aparicio en su libro Nuestro desamor a España, Premio Internacional Jovellanos de ensayo, 2016».

Mi carta no fue publicada. Como había remitido copia de ella al «defensor del lector» del periódico, desde tal sección me enviaron un correo electrónico que contenía la siguiente y escueta contestación: «Tomo nota de su queja, aunque las opiniones de los distintos historiadores varían respecto a este tema».

Sirva este ejemplo para mostrar el olvido, y hasta el menosprecio, que determinados aspectos, sustantivos para la memoria histórica española, merecen en el presente a medios importantes de comunicación, y sobre todo si corresponden a León o a lo leonés.

Por otra parte, en la configuración autonomista del Estado, la unión con la región castellana no ha hecho otra cosa que perjudicar a León: cada año desciende su población, ha perdido aspectos cruciales para su desarrollo económico, y la última mala noticia es que el gobierno español no ha incluido a León en los proyectos para la ‘red central’ prioritaria del Corredor Atlántico. Además, si analizamos los datos del llamado Producto Interior Bruto, resulta que lo que antes fueron las tres provincias leonesas (León, Zamora y Salamanca) estuvieron en 2016, con Ávila, por debajo del resto de la llamada comunidad autónoma...

Lo que más llama la atención en el caso es que la propia perceptibilidad regional —o mejor provincial— no se muestra precisamente muy sensible ante estos temas. Visto desde Madrid, León se apaga, no solo cada vez más olvidada de lo que representó para cierta genética pudiéramos decir democrática de lo español, sino al parecer indiferente ante lo que parece llevarla irremediablemente a su precaria disolución, que sería definitiva si se cumple la desaparición de las diputaciones provinciales...

Y es que, dejando aparte el espinoso tema de su encuadramiento autonómico —que, al parecer, se glorificará próximamente con la conmemoración histórica de la llamada «unión de Castilla y León» lo que realmente fue una absorción definitiva por Castilla de un León insidiosamente debilitado— también se percibe en León una pérdida cada vez mayor de cierto pulso social.

Por ejemplo, es incontestable que en León hay elementos no estrictamente históricos, que van desde la pintura hasta la literatura, que deberían servir para conformarla como una provincia con un fuerte contenido cultural en muchos aspectos actuales, cuando el Camino de Santiago parece haber abierto una interesante vía de acceso o de paso... El Musac no tiene por qué impedir la existencia de un buen museo de pintura leonesa contemporánea. La abundancia de fotógrafos, escultores, músicos, poetas y escritores muy reconocidos debería incentivar algún tipo de institución que diese alguna proyección pública «localizada» a esos aspectos de lo leonés.

El aprovechamiento de las bibliotecas, de la universidad y de otros ámbitos para potenciar todas estas vertientes debería ser habitual en cierto espacio de las preocupaciones públicas. Sin embargo, precisamente desde lo público hay una apatía que no deja de sorprender. El país del olvido...

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León