+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Sucesos

Santiago Izquierdo, uno de los presos más peligrosos del país, cae escondido en una carbonera del Crucero

El detenido no regreso al CIS de León después de un permiso penitenciario y llevaba una semana en busca y captura

 

DL - Detención de Santiago Izquierdo

DL
10/08/2018

Santiago Izquierdo Trancho, el peligros delincuente que huyó del CIS, ha sido detenido por la Policía Nacional en León a las 11:00 horas de hoy

El pasado día 30 de julio de 2018 Santiago Izquierdo Trancho, interno del Centro Penitenciario de León, aprovechando su salida con ocasión de un permiso penitenciario, no regresó al Centro. Cursada la oportuna orden de búsqueda se iniciaron las investigaciones tendentes a su localización y detención.
Tras continuas y laboriosas investigaciones por parte de los funcionarios integrantes del operativo de búsqueda establecido al efecto, se fue cerrando el círculo sobre el huido, siendo en la mañana de hoy localizado en el barrio del Crucero de la capital, donde permanecía escondido. Al percatarse de la presencia policial el fugado trató de huir a través de varios inmuebles, lográndose su detención tras refugiarse en una carbonera, lugar donde fue detenido.

En el momento de la detención el prófugo no opuso resistencia, siéndole intervenidos un cuchillo y un destornillador que guardaba entre sus ropas.

En el momento de su huida, Santiago Izquierdo Trancho disfrutaba de un permiso penitenciario que le garantizaba desplazarse por sus propios medios desde la prisión de Mansilla de las Mulas, en la que cumplía condena, hasta el Centro de Inserción Social Jesús Haddad Blanco de la capital leonesa.

Considerado uno de los presos más peligrosos de España, Izquierdo Trancho tendrá que enfrentarse a una nueva causa por quebrantamiento de condena cuando sea detenido. El recluso ingresó por primera vez en la cárcel en mayo de 1985, acusado de asesinato. Ya en prisión, habría sumado a su historial delictivo la muerte de un compañero recluso, así como otros delitos como el secuestro de funcionarios, el desacato, la agresión, las amenazas o el robo, que habrían elevado sus condenas hasta los 138 años.

El reo fue también uno de los líderes del motín que en 1991 sufrió la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) y ha protagonizado numerosos intentos de fuga. En la actualidad y tras haber cumplido las penas más largas a las que había sido sentenciado, Izquierdo cumplía una condena de tres años y tres meses a causa de tres robos.

UN LARGO HISTORIAL

Santiago Izquierdo Trancho, uno de los presos con historial delictivo más sangriento del país, llevaba desparecido dos semanas, después de que se le concediese un premiso en el Centro Penitenciario de Villahierro para trasladarse al CIS de León, donde no ingresó como estaba previsto el pasado lunes.

Imagen actual del detenido. DL

Asesinato, secuestro de funcionarios, intentos de evasión, desacato, agresión, amenazas, robos... El currículo de este preso, uno de los más peligrosos de la historia penitenciaria española, no tiene desperdicio. Ingresó en la cárcel en 1985, tenía 19 años y estaba acusado de un asesinato. A partir de ese momento su listado no ha hecho más que aumentar. En septiembre de 1987 mató a otro interno tras obligar a un funcionario a que le abriese la celda de la víctima. Dos años después fue uno de los cabecillas del famoso motín de la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real). Pero si algo le distingue, es su capacidad estudiada de provocación.

Se especializó en enviar insultantes cartas a los jueces para que éstos le llamasen a declarar y aprovechar la ocasión para darse a la fuga. Entre las perlas postales, una muestra de septiembre de 1993: “Mira, pedazo de puta, tu eres un maricón desde que tu padre el sarnoso y tu madre, una perra, eran novios (…). Vas a morir a no ser que pagues un millón de pesetas (…) te romperemos tu sucio culo, es un decir, te desvirgó un picoleto a los doce años. Muere perra”.

Profesional a la hora de serrar barrotes (disimulaba los cortes con pasta de dientes pintada), ha llegado a ocultar cuchillas en cigarrillos o camuflar pinchos en el estómago. Su condena asciende a más de 138 años. Entre rejas lleva más de 22.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla