+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ECONOMÍA

El primer trimestre da un respiro al crecimiento económico de la provincia

El Observatorio Económico subraya la recuperación del sector turístico entre enero y marzo.

 

El sector turístico repuntó desde enero. FERNANDO OTERO -

DL
14/06/2018

León es la provincia de la Comunidad con peores datos de crecimiento respecto a hace un año, pero la primera en Castilla y León si se tienen en cuenta los 40 indicadores que midieron el desarrollo de las provincias durante los tres primeros meses de 2018, según el ránking elaborado por el Observatorio Económico del Colegio de Economistas de Valladolid que preside Juan Carlos Margarida. León ocupa el último puesto en todas las variables relacionadas con el turismo respecto a hace un año, en las que se incluyen establecimientos, plazas, personal empleado, viajeros y estancia media. Pero si se tiene en cuenta sólo el primer trimestre, la provincia ha dado un vuelco a la estadística y se coloca entre los primeros puestos. También se encuentra entre las tres provincias con peor mercado laboral, si bien la tasa de paro se ha reducido en casi un 20% desde enero, el mayor porcentaje de las nueve provincias. León también es la última provincia en número de hipotecas sobre viviendas.

Estos datos se registran en un contexto autonómico marcado por el descenso de la inflación, la bajada del desempleo y la mejora de las rentas de las familias, factores que han reactivado el consumo durante el primer trimestre, aunque de forma moderada.

Pese a ello, la economía de Castilla y León arrastra el lastre de un progresivo descenso y envejecimiento de la población, lo que supone «un coste social» que también computa en los datos económicos, apuntó ayer Margarida.

Después de Asturias y por delante de Galicia, Castilla y León es la segunda comunidad autónoma más envejecida, con un elevado porcentaje de población mayor de 65 años.

La situación política internacional y los cambios políticos en España han contenido esta «confianza del consumidor», mientras que después de diez años de pérdidas en el empleo, el mercado de trabajo ha experimentado también una mejoría y cambios derivados de la consolidación de la era digital en sus procedimientos.

La previsión de creación de empleo para este 2018 se sitúa en el 1,1% y en el 1,3% para 2019, según las estimaciones de Margarida, quien subrayó cómo la tasa interanual de la inflación se ha suavizado respecto al trimestre anterior «con valores claramente positivos pero menores del uno por ciento», después de dos años de valores negativos, hablando en términos interanuales.

La tasa de inflación se situó el pasado marzo en el 102,37, muy parecido al IPC nacional, que fue del 102,33, frente a los 103,43 de finales del trimestres anterior y a los 101,32 de marzo de 2017.

En el plano positivo, Margarida anotó el aumento de la afiliación a la Seguridad Social, de la cifra de contratos indefinidos y la disminución de los temporales, mientras que en el plano negativo resaltó el incremento del paro en edad juvenil y el mayor desempleo en las mujeres que en los hombres.