+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«El momento del qué y no del quién»

Susana Díaz y el ADN del PSOE

 

23/01/2017

C. FIDALGO | PONFERRADA

La de ayer en León hubiera si una jornada casi redonda para Susana Díaz de no haber mediado los abucheos de la quincena de simpatizantes de Pedro Sánchez que la esperaban a las puertas del recinto ferial de Camponaraya, lleno para escuchar sus palabras de militantes de una de las agrupaciones socialistas más poderosas de la provincia.

Sobre un escenario circular y con un grupo de jóvenes sentados en escalera como fondo, arropada por alcaldes y portavoces municipales, parlamentarios y donde no faltó el presidente del Consejo del Bierzo y secretario comarcal, Gerardo Álvarez Courel, Susana Díaz evitó hacer el anuncio que todo el mundo da por hecho. No fue en Camponaraya, ni en León, ni en Brañuelas, donde confirmó su candidatura a la secretaría general del PSOE porque era «el momento del qué y no del quién». Y el qué era ayer la defensa del carbón, la Sanidad, la Ley de Dependencia, la Educación, siempre ofreciendo una alternativa, que es lo que Díaz no ve en Podemos, partido al que aludió más de una vez sin citarlo. «No queremos ser revolucionarios sin revoluciones», dijo. Y aseguró que «la indignación y la rebeldía están en el ADN del PSOE pero también la búsqueda de soluciones, y esa es la diferencia entre ellos y nosotros».

No se olvidó Díaz de recordar a los militantes la necesidad de que el PSOE se muestre unido se levante y deje de mirarse al ombligo porque «cuando la gente vea que nos desentendemos de ellos, ellos se van a desentender de nosotros».

Minutos antes, Susana Díaz había recibido el respaldo del alcalde de Camponaraya, molesto con la forma de protestar de los militantes descontentos. «En este partido no sobra nadie, salvo aquellos que generan odio entre los compañeros», aseguró Eduardo Morán.

Buscar tiempo en otra localidad