+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«Toda la caza es ya sostenible, y en Picos es muy necesaria»

 

07/01/2018

—El nuevo cambio de gestión del Parque Nacional de Picos de Europa, ¿además de cumplir con la Ley de Parques Nacionales, demuestra que el consorcio entre Castilla y León Asturias y Cantabria no ha funcionado como debería y ha favorecido más a Asturias que a León?

—Que la gestión haya sido más ágil, o que haya estado más focalizada en Asturias, donde se mantuvieron los servicios centrales del parque original de Covadonga, es algo que yo no voy a entrar a valorar ahora, ya que en cierto modo es lógico, ya que la sede del parque siempre estuvo allí. Pero más que la eficacia lo que estaba en cuestión era su legalidad, puesto que ya estaba en vigor la Ley de Parques Nacionales y la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas, que devuelven al Estado la coordinación de los parques nacionales, facultad que había perdido por sentencia del Tribunal Constitucional. Por eso se acordó un cambio de gestión, con el absoluto y cien por cien entendimiento de las tres comunidades autónomas. Lo que sí es cierto es que ahora Castilla y León ordena, ejecuta, contrata y controla todo lo que se hace en la vertiente leonesa del parque.

—Europa cree que la caza sostenible no es incompatible en los parques nacionales. ¿Usted que opina, caza sí o caza no?.

—Estoy totalmente de acuerdo con que se puede llevar a cabo una caza sostenible que es lo que estamos haciendo ahora. Todas las especies cinegéticas en Castilla y León tienen un control de sostenibilidad a través de las reservas regionales de caza. Además la superpoblación es muy negativa, causa importantes daños en cosechas y accidentes, como está ocurriendo con los jabalíes. Personalmente estoy en contra de esta prohibición, ya que no hay que olvidar que además es un importante recurso económico, turístico, social y una necesidad ambiental.

—¿Porqué ningún parque de León tiene aprobado un Plan Rector de Uso y Gestión?

—Todos los espacios están regulados a través de los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales que se aprueban junto a la ley por la se declaran los parques. Ahora estamos trabajando en los Prug. Los de Sierra del Guadarrama y Picos de Europa están muy avanzados, el primero tiene ya un borrador en información pública y el segundo lo tendrá en el primer cuatrimestre de este año. Por lo que se refiere a Babia y Luna y al Parque Regional de Picos de Europa, estamos trabajando para sacarlos todos a la vez. Hasta ahora no se ha podido hacer porque la capacidad de personal técnico de la Junta de Castilla y León es limitada y no se ha podido acometer por la falta de reposición de plazas por culpa de la crisis.

—¿Porqué Asturias y Galicia tienen la declaración de zona de emergencia de protección civil por los incendios que sufrieron este verano y La Cabrera, que sufrió el peor de todo el país está aún a la espera de los informes técnicos?

—Esa declaración es una competencia del Ministerio del Interior, y nosotros ya emitimos nuestros informes tal y como nos comprometimos en la visita a la zona tras el incendios. Pero mientras llega la declaración, que no depende de la Junta de Castilla y León, no hemos parado de trabajar junto al Mapama. El 9 de octubre de 2017 comenzaron las obras de restauración de la zona afectada con una inversión de un millón de euros, de los que ya se han ejecutado 300.000 euros, que contempla todo tipo de actuaciones y que dan trabajo a unas 60 personas. Este mismo mes yo mismo me desplazaré a la zona para supervisar estos trabajos y escuchar la opinión de los alcaldes y juntas vecinales afectadas.

—León es la provincia con más reservas de la biosfera de Europa, pero muchas de ellas casi no funcionan. ¿No cree que hay que impulsar la Gran Cantábrica?

—Las reservas de la biosfera no son recursos naturales que sean titularidad de la comunidad autónoma, es la Unesco la que otorga la declaración. Es cierto que a este organismo internacional no le gustan las reservas pequeñas. Cuanto más grande sea una reserva más interés tiene para la Unesco y para Europa. Lo que pasa es que hay un problema. Cada reserva quiere mantener su identidad y su idiosincrasia. Ante esa lucha de intereses, la consejería convocó hace más de un año en la casa del parque de Babia y Luna a todos los alcaldes de todas las reservas y ofrecimos nuestro apoyo técnico para crear una mancomunidad de reservas para ayudarles con todos los informes técnicos que les requiere la Unesco, ya que hay ayuntamientos que no tienen recursos para ello, y también para promover una marca, con ayuda también de la Diputación de León. Más adelante, si la recuperamos todas las ayudas ZIS y la situación económica lo permite, podremos ofrecer también ayuda económica. Si es un producto que suma lo vamos a apoyar desde la Junta.