+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL USO DE LAS TECNOLOGÍAS

La Universidad usa el móvil en clase para mejorar las notas

Los alumnos de Dirección Estratégica, de la Facultad de Económicas, destacan que el proyecto de innovación educativa que les permite usar el teléfono en clase les ayuda a llevar la asignatura al día

 

La profesora Nuria González y sus alumnos usando el teléfono móvil en clase. - MARCIANO PÉREZ

A. CALVO | LEÓN
19/01/2017

Está claro que el móvil es un aparato ya indispensable y, de la misma forma, también lo es para los universitarios. Jóvenes que viven pendientes de él para comunicarse y para relacionarse a través de las redes sociales. Sin embargo, en las clases se pide desconexión máxima y pocos profesores son los que utilizan su potencial para la educación. El equipo que lidera la profesora Nuria González en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales ha tomado nota y ha decidido incorporar el smartphone al aula para conseguir así clases más atractivas y, además, reforzar los contenidos que van viendo en la asignaturas de Dirección estratégica de la empresa, que forma parte del currículo de todos los títulos que se imparten en la facultad. «La necesidad de usar el móvil en clase: aumento de la motivación de los estudiantes a través del uso de sus smartphones y de la formación en cascada» es su propuesta para trabajar con los estudiantes, que el curso que viene llegarán ya a los 300.

«La idea surgió por la necesidad de motivar a los alumnos, hacer clases más dinámicas, no impartir sólo lecciones magistrales y también para los casos prácticos», explica la profesora. Así decidieron combinar el hecho de que todos los alumnos cuentan con un móvil y la plataforma digital con la que trabaja la Universidad de León para conseguir «que las clases en las que sólo se explica teoría sean más atractivas y dinámicas».

Su propuesta se basa en dos estrategias: los cuestionarios y las encuestas. En ambos casos, los alumnos tienen que sacar sus móviles del bolsillo, conectarlos y entrar a la plataforma Moodle. Una vez a la semana como mínimo, los alumnos deben responder con su móvil a una encuesta que les plantea el profesor. «Deben responder en tiempo real, es anónimo y nos permite saber si los conceptos que se han explicado han sido entendidos, conocer en qué se tiene que hacer más hincapié y romper con la monotonía de la lección magistral», concreta González, a lo que añade que otra de las ventajas es que permite analizar los resultados en tiempo real. El cuestionario es la segunda pata de este proyecto del móvil en las aulas universitarias. La asignatura cuenta con ocho temas y cada dos, los estudiantes deben responder, siempre en el aula, a una veintena de preguntas. El resultado supondrá un 10% de la nota final y, por este motivo, se pasa lista para comprobar que quien contesta está en clase, sin posibilidad de recurrir a los apuntes.

Los resultados

El curso pasado este proyecto de innovación educativa comenzó con los alumnos de las titulaciones de Administración y Dirección de Empresas, Economía y Márketing y en este se ha extendido a Comercio y Turismo. El próximo, se completará con Finanzas. Al final el curso pasado, los profesores realizaron una encuesta para evaluar el resultado de la iniciativa de emplear el móvil en clase. «Los alumnos dijeron que las clases habían resultado más amenas, que estaban más motivados y que, además, les ayudaba a llevar la asignatura al día y a conseguir mejor nota», comenta Nuria González. No en vano, en el cuestionario más de un 95% destacaba que la participación con el móvil en clase había aumentado su interés por la materia y un 90% aseguraba que sería interesante que este tipo de iniciativas se pusieran en práctica en otras asignaturas. Como posibles mejoras a incorporar en la actividad, la principal sugerencia de los alumnos fue que la participación debería tener algún reflejo en la calificación final de la asignatura, en función de las respuestas correctamente acertadas.

Los profesores también ven este recurso del móvil como algo «positivo» porque les permite romper con la rutina y ven que a los alumnos les gusta y les motiva, además de que también les ayuda a ver en qué contenidos es necesario incidir más y cuáles se han entendido, a través de las encuestas.

Nuria González apuesta por una aplicación que facilite el uso del teléfono en el aula y ofrezca más posibilidades de las que ahora da el Moodle, «a pesar de que los alumnos no se han quejado, a través de la web es más complejo». Además, apunta que las estrategias que ellos emplean se podrían extender a cualquier titulación y motivar a los alumnos en las lecciones magistrales, rompiendo así con la monotonía que supone dar las clases en las que sólo se imparte teoría. También permite un aprendizaje «activo» y «favorecen el sentido crítico del estudiante, aumentar su participación en las sesiones, y mejorar el desarrollo colaborativo con otros estudiantes», como consta en la memoria del proyecto.

Lo que no descarta esta profesora es que, a pesar de que el teléfono no suena en clase algún whatsapp seguro que se envía: «Aunque siempre son muy discretos, para alguna cuestión privada seguro que lo utilizan dentro del aula».

a b

    Buscar tiempo en otra localidad