+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LUCHA CONTRA EL PLAGIO

Uno de cada tres trabajos de la Universidad son 'corta y pega'

La ULE usa una herramienta que compara documentos con millones de originales

 

Uno de cada tres trabajos de la Universidad son 'corta y pega' - Bruno

Luis Panizo, en su despacho con el inhibidor de frecuencia. - BRUNO MORENO

A. Calvo | Redacción
17/02/2014

Turnitin será la pesadilla de todos los universitarios aficionados al «corta-pega» que permite realizar un trabajo en poco tiempo visitando páginas tan conocidas como El Rincón del Vago, seleccionando los contenidos y pegándolos en un nuevo documento que posteriormente el alumno firma con su propio nombre. La Universidad de León ha comenzado a utilizar este curso un sistema que permite a los profesores conocer en poco tiempo si el alumno ha copiado y lo que es más, de dónde. El director del Área de Innovación Tecnológica de la ULE, Luis Panizo, es el responsable de la adquisición de este servidor que pretende acabar «con el vicio de copiar de Internet» que tienen muchos alumnos universitarios «y también alguno de posgrado».

Panizo explicó que se trata de un «proyecto piloto» que ya ha detectado que el 35% de los trabajos analizados hasta la fecha «están totalmente copiados». Los decanos de cada facultad han seleccionado a un grupo de medio centenar de profesores de los campus de León y Ponferrada para que se integren en esta iniciativa para pillar a universitarios copiones. Los docentes han remitido sus trabajos a Turnitin para rastrear las frases y los párrafos copiados que se comparan con cuatro mil millones de documentos, desde la archiconocida página El Rincón del Vago a documentos PDF, webs, documentos que circulan por Internet, tesis, trabajos de fin de carrera… «No hay escapatoria», aseguró Panizo.

La Universidad de León ha abonado 2.800 euros por esta herramienta de origen norteamericano que estará probando durante este curso y que sólo en el primer semestre ya ha detectado un alto índice de trabajos plagiados. Panizo explicó que el sistema ya es utilizado por un gran número de universidades, tanto españolas como europeas y americanas, y que el objetivo de la ULE «es integrarlo en la plataforma de trabajo de la universidad para que todo lo que envíe el estudiante sea analizado» y vistos los primeros resultados obtenidos, éste será el siguiente paso.

«A principio del curso se ha avisado a los alumnos de que sus trabajos serán analizados con este sistema», recordó el director del Área de Innovación Tecnológica de la Universidad de León, una medida que parece que no ha disuadido a los estudiantes, que aún así siguen recurriendo al «corta-pega». Una vez que se confirma que el alumno ha copiado literalmente su trabajo, el profesor tan sólo puede ponerle un suspenso. «Lo que se hace en España de copiar, hasta los estudiantes de posgrado, es algo inaudito», remarcó Luis Panizo, quien insistió en la necesidad de apostar por la educación y en enseñar estos valores desde los primeros años de escolarización.

Buscar tiempo en otra localidad