+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

JUICIO DEL CASO LARRALDE

La viuda de Roberto Larralde afirma que ni planificó ni indujo el asesinato

«Es del todo falso que Julio me dijera en el viaje a Madrid: ‘Tranquila, que ya está hecho’»

 

Miriam Caballero, a su llegada ayer a la Audiencia Provincial para ser interrogada. DL -

26/01/2017

dl | león

Miriam Caballero, la viuda de Roberto Larralde, aseguró ayer que era ajena a los planes para con la vida del que fuera su marido, asesinado de un disparo por la espalda en septiembre de 2014: «Nunca planifiqué, ni induje ni supe nada de ningún plan, ni lo habría consentido», aseguró.

El interrogatorio a la esposa de la víctima centró el grueso de la tercera sesión del juicio, que ayer agotó su primera semana y se extenderá por espacio de otras cuatro más.

«Porque otra persona me ilusionara, no iba a hacerle esto al padre de mis hijos. En absoluto. Julio (en referencia al empresario maderero investigado como presunto autor intelectual del plan) me dijo nunca que hubiera que arreglar la situación por las buenas o por las malas. No se lo hubiera consentido nunca ni a él ni a nadie» explicó tras ser preguntada sobre la posibilidad de que se le hubiera propuesto acabar con la vida de su esposo para dar vía libre a la relación sentimental que mantenían.

El desplazamiento a Madrid que ambos hicieron en compañía de otras dos amigas la misma noche del crimen y que según el fiscal fue un pretexto para tener una coartada con el objeto de no estar en León a la hora del asesinato, no fue organizado por ella ni por su amante. «Fue mi amiga la que propuso llevarla en coche y yo lo único que hice fue pasarle a Julio el teléfono. Ellos se pusieron de acuerdo sin mí», aseveró. Negó que el industrial maderero hubiese recibido una llamada en la que se le explicaba que el crimen había sido cometido y que posteriormente Julio hubiera dicho a Miriam: ‘Tranquila, ya está hecho’: «No sé por qué ella habrá declarado eso, pero es mentira. Que se lo pregunten cuando venga, es totalmente falso».

Respecto a la utilización de su propio móvil para llamar a Julio al día siguiente del crimen, cuando hasta ese momento las llamadas a su pareja ocasional siempre se habían hecho desde un segundo móvil que él le había proporcionado para evitar ser sorprendida por su marido, encontró una justificación: « Se me había acabado la batería y no me quedaba más remedio que llamar desde el mío personal».

NO LO DENUNCIÓ

Tampoco le pareció ilógico que fuese la madre del fallecido quien tuviese que denunciar en la comisaría de la policía nacional su desaparición: «Ya estaba la familia en ello y no hacía falta que yo fuera a presentar denuncia también».

DOLOR POR DENTRO

«No organicé ningún funeral para mi marido porque el dolor lo llevo por dentro», explicó antes de echarse a llorar. Las lágrimas afloraron en otra ocasión más: «Sé que de haber denunciado a Roberto por quebrantamiento de la orden de alejamiento, lo habrían mandado a prisión un año y podría haber tenido vía libre con Julio en ese tiempo, pero yo no quería eso para el padre de mis hijos».

Aseguró que cuando hizo saber al supuesto inductor que su marido había desaparecido, él contestó: «Bueno, estará por ahí con alguna» y recalcó que la familia Larralde le acusó de estar relacionada con el crimen porque un primo de la víctima dijo al resto de la familia que ella lo había programado todo para poder estar con su amante. «Me agredieron y acabé en el Hospital».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla