+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

VALDECARREÑO | CORULLÓN

Mencía y otras viejas leyendas

Es uno de los proyectos más interesantes desde el punto de vista enológico entre los de nueva inclusión en la Denominación de Origen Bierzo por la experiencia y el gran conocimiento del sector de quienes están detrás de él. Pero también por su extraordinaria carga de simbolismo.

 

El castillo de Corullón, en un paraje de gran belleza, es la imagen de la bodega y también sede social de Valdecarreño. - L. DE LA MATA

Rafael Blanco
31/08/2012

mapa de situación de la bodega Detrás de Valdecarreño hay mucho criterio técnico, pero también mucha ilusión y la exigible prudencia en un momento extremadamente complicado para el sector. Hay también como base de gran solidez dieciséis hectáreas de viñedo disponible y hay además patrimonio artístico, historia y leyendas que suponen un aporte de extraordinario valor para la imagen de la bodega y ese misterio que necesariamente tiene que envolver siempre a los grandes vinos. Al menos a los grandes vinos del Bierzo.

El criterio lo ponen Fermín Rodríguez-Uría Suárez, responsable técnico de la bodega, y Mario Rico Raposo e Isabel Gutiérrez López, grandes conocedores de los mercados nacional e internacional y en los tres casos avalados por su trayectoria en el vino berciano. La ilusión y la prudencia las impone Alonso Halffter Caro. Y los viñedos, dieciséis hectáreas, son los de la familia Halffter, titulares en uno y otro caso de los castillos de Villafranca del Bierzo, a sólo unos pasos del viñedo, y del de Corullón, del que es propietario Alonso, quien, muy celoso del legado familiar, defiende la necesidad de situar el nuevo proyecto vitivinícola «al margen de algo tan especial como la familia y la tradición» y la exigencia de «no hacer negocios desde esa situación».

Sin embargo, la relación dentro y fuera del proyecto va a ser inevitable desde el momento en el que las etiquetas de los viños representan ese patrimonio, al que además se menciona expresamente en el caso del Ceuve, un tinto joven que vocaliza en su denominación las iniciales de Castillo de Villafranca. O por la evocación en Castillo de Lauras de la joven hija de doña Leonor de Toledo, esposa y heredera del gran duque de Toscana Cosme I de Médici, marqués de Villafranca y virrey de Nápoles. Para evitar su traslado a la tierra paterna, María se escapa y funda en Castilla el convento de Las Lauras. Será, como exige la leyenda, un vino excepcional y la marca insignia de la bodega (11,00 euros para cada una de las 2.000 botellas del 2009, que habrá permanecido 15 meses en barrica).

El tercero es Firmo, un semicrianza que recoge en la etiqueta un emotivo recuerdo para su autor (4.000; 9,00 euros). La botella bordelesa y una identidad común para los tres vinos los distingue en su puesta en escena.

Noticias relacionadas

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla