+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Audi. Objetivo… fiabilidad

Ensayos de conducción en los cinco continentes. Diecisiete instalaciones en todo el mundo, 875 vueltas al mundo repartidas en 35 millones de kilómetros anuales de pruebas. Hasta 80 terabytes de datos recogidos para la validación del nuevo A8.

 

Audi. Objetivo… fiabilidad -

Audi. Objetivo… fiabilidad -

J. F. ZARDÓN
13/01/2018

Pre-serie… dos años antes. Antes de que un nuevo modelo de los Cuatro Aros pase a la cadena montaje, los técnicos de la marca realizan exhaustivas pruebas de validación con unidades pre-serie, con todas sus funciones conectadas y valorando todos los sistemas para asegurar el máximo rendimiento en cualquier situación.

Dos años antes, cuando ya se encuentran disponibles todos los componentes realizados con el utillaje de serie y con el software completo del nuevo modelo, lo que permite disponer de tiempo suficiente para resolver, en colaboración con los departamentos de Desarrollo Técnico y de Producción, las posibles dificultades que puedan surgir.

El equipo de probadores conducen las unidades de ensayo por los cinco continentes de forma similar a como —se supone— lo haría un usuario corriente, validando específicamente las innovaciones que van a incorporarse por primera vez en un modelo de producción en serie.

Los ensayos preliminares se desarrollan en 17 instalaciones repartidas por todo el mundo y, para simular una utilización «normal» del coche, la marca prueba los modelos pre-serie en diversas zonas climáticas y en un abanico de temperaturas entre 30 bajo cero y 50 grados centígrados positivos, lo que acaba por arrojar una amplia muestra de los estados de las carreteras y situaciones de tráfico. También cobra protagonismo la calidad de los combustibles y la infraestructura de recargas para los modelos eléctricos movidos por baterías.

Alrededor de 600 unidades pre-serie recorren entre 50.000 y 100.000 kilómetros en condiciones reales de conducción. Algunos de estos vehículos llegan a cubrir hasta 200.000 kilómetros en dos o tres años de pruebas. Unos coches equipados con un cableado especial para mediciones y comprobaciones específicas, para que los expertos puedan detectar anomalías, conduciendo por los cinco continentes de forma similar a como lo harían un usuario corriente.

Según sus propios —y exigentes-‘pliegos de condiciones’, Audi valida específicamente la innovaciones técnicas que se incorporarán a los vehículos de producción en serie. Si todos los componentes pasan la prueba, los nuevos modelos —el caso del ya próximo A8— se presentarán en un ensayo final de validación en carretera.

Los ensayos preliminares los realiza la marca en 17 instalaciones repartidas por todo el mundo, diversas zonas climáticas, una amplia gama de temperaturas y diversos estados de carreteras y situaciones de tráfico real, por no hablar de la calidad de los combustibles en distintos enclaves del planeta, desde centros metropolitanos hasta climas helados de Escandinavia o áridos escenarios en los desiertos de África y EE.UU.

Por parejas, conductores y copilotos se atienen a una predeterminada lista de tareas, complementada con instrumentos de medición que documentan todos los datos disponibles para su posterior análisis.

Paralelamente, conductores habituales o esporádicos, mujeres u hombres, ‘pilotos’ dinámicos o moderados, personas de distintas tallas y edades… recopilan impresiones generales y valoran aspectos especiales referentes a todos los aspectos del coche.

También los crecientes retos que plantea la digitalización, ha llevado a una ampliación del alcance de las validaciones y, por descontado, se comprueban las nuevas funciones de conectividad.

Así que, actualmente, no se realizan las pruebas sin un smartphone y una tarjeta SIM.

Con el nuevo A8, Audi añade un buen número de innovadores sistemas de asistencia a la conducción que, previamente a su aplicación en serie, el equipo de Comprobación de Calidad ha validado su funcionalidad. Los ingenieros, que trabajan actualmente en un optimizado ‘intelligent park assist’, han estacionado el coche unos cuantos miles de veces en una amplia variedad de posibilidades, como las dimensiones y orientación de la plaza de estacionamiento.

El remate: la acústica que, merced a las nuevas tecnologías —la propulsión eléctrica fundamentalmente— incide en este apartado. Conviene escuchar con cuidado: los coches eléctricos tampoco son completamente silenciosos, sino que más bien traen consigo nuevos fenómenos sonoros; así que, el análisis de los ruidos y vibraciones, deben redefinirse en la era de la movilidad eléctrica, precisamente porque el motor eléctrico es relativamente ‘discreto’, con lo que vienen a percibirse ‘otros’ ruidos habitualmente mitigados por el sonido de un motor de combustión interna.

El reto: localizar y valorar los sonidos intrusivos mediante unos sofisticados micrófonos —muy sensibles— que simulan el oído humano.

«Un Audi movido eléctricamente debe sonar con idéntica alta calidad que uno con motor de combustión interna», sostiene Andreas Wolf, experto en calidad acústica.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla