+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Audi Q8 Concept. SUV… con estética coupé

En 2018, dará origen a un modelo de producción en serie . Estilismo coupé, lujoso y de generosas dimensiones. Audi desvela, en fase de prototipo, un ‘megaSUV’ que acabará saltando a la línea de montaje. El Q8 combina la habitabilidad de un todocamino con la estética emocional de un coupé.

 

Audi Q8 Concept. SUV… con estética coupé -

Audi Q8 Concept. SUV… con estética coupé -

JAVIER F. ZARDÓN
21/01/2017

Sugestivo… y tecnológico. Los 5,02 metros de largo, enmarcan la imagen del Q8 Concept en la categoría reservada a los modelos de gran tamaño.

Eso, por no hablar de los 3,0 metros de batalla que, como fácilmente puede colegirse, se traduce en una generosa habitabilidad interior, tanto para los ocupantes como el equipaje. Ni siquiera la marcada línea coupé de nuestro protagonista —techo inclinado hacia la zaga—, llega a constreñir las plazas traseras, que presentan un amplio espacio para las piernas de los ocupantes.

También las grandes pantallas táctiles, situadas en el salpicadero para controlar las distintas funciones del coche, se complementan con una versión ampliada del «Audi Virtual Cockpit», además de un «head-up-display» de aspecto analógico, que utiliza tecnología inteligente de realidad aumentada, fusionando ambos mundos: el real y el virtual.

Elementos como la dirección integral —en las cuatro ruedas… se entiende-, la suspensión neumática adaptativa y deportiva —dos distancias libres al suelo, con 90 milímetros de diferencia-, las barras estabilizadoras electromecánicas y —¡sólo faltaba!— la tracción integral Quattro.

Todo eso… y el ‘logo’ e-tron en el faldón delantero, que nos ‘anuncia’ un grupo propulsor híbrido enchufable, tan potente como eficaz: 449 CV «totales» —70,6 metros/kilo de par-, que vienen dados por la combinación de un motor de combustión 3.0 TFSI —turbo e inyección directa de gasolina— que rinde 333 CV y un motor eléctrico de 100 kW integrado, junto con un desacoplador, en la caja de cambios automática secuencial Tiptronic de 8 marchas.

Consecuencia: 5,4 segundos en le ‘sprint’ de cero a cien, 250 por hora de punta y, de acuerdo con las normas de homologación que se aplican a los vehículos híbridos enchufables, un consumo medio de sólo 2,3 litros por cada centenar de kilómetros (53 g/km. de CO2).

La betería de iones de litio —104 celdas prismáticas; 17,9 kWh— se ubica en la zona trasera del coche y consigue una autonomía de 60 kilómetros en modo exclusivamente eléctrico, con lo que la autonomía total —ambos motores— supera el millar de kilómetros. En aproximadamente dos horas y media, con una toma de salida de 7,2 kW, se carga completamente la batería.

Además, durante la conducción, el sistema híbrido controla automáticamente el funcionamiento del Q8: acelerar con fuerza, rodar en modo ‘inercia’ o recuperar velocidad de la forma más adecuada para cada situación concreta. Un sistema ‘predictivo’, que ya utiliza Audi en otros modelos de serie en su abultado catálogo.

Un botón situado en el ‘polo achatado’ del volante, donde también se ubica el interruptor de arranque/parada, permite al conductor controlar a voluntad los tres modos del sistema ‘drive select’: EV (prioridad eléctrica), «Hybrid» (gestión híbrida automática) y «Battery Hold» (ahorra energía eléctrica para una posterior utilización).

Buscar tiempo en otra localidad