Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Citroën. Una historia de confort…

Pocos constructores pueden presumir de una historia parecida. El confort se ha convertido en ‘marca de la casa’ para Citroën desde 1919, año en el que debutó el chevron con el Tipo A. La filosofía «Advanced Comfort» busca definir una nueva dimensión de la comodidad en los coches.

JAVIER F. ZARDÓN
02/12/2017

 

Sello de identidad… La inminente llegada del nuevo C4 Cactus (primer trimestre de 2018) resulta ser el primer paso para afianzar el enfoque confortable propugnado por el chevron.

Cuatro pilares conforman la propuesta, ahí van…

Confort de conducción (marcha suave y tranquila, sin interferencias exteriores). Confort de vida a bordo (habitáculo silencioso, amplitud de espacio, ingeniosas funcionalidades). Confort funcional (conducción cómoda, tecnologías intuitivas, ayudas a la conducción, conectividad). Confort de mente (tranquilidad para conductor y pasajeros, clara visualización informativa, ambiente relajado).

Mimbres con los que Citroën aborda el XXI: la suspensión en su punto de mira —siempre las suspensiones en el chevron—, como los asientos, dos aspectos esenciales para el confort de marcha.

Hoy, hablamos de ergonomía, comportamiento en carretera, practicidad y polivalencia, incluso del ambiente que ‘se respira’ en el interior del habitáculo… años atrás —décadas… 98 años— Citroën ‘ya’ contemplaba algunos —muchos— de estos aspectos. El fabricante no ha dejado de introducir innovaciones que aislan el interior de sus coches del mundo exterior, una comodidad de la que carecían los coches ‘en la noche de los tiempos’: la llegada (1919) del primer modelo realmente de serie en Europa, el Citroën Tipo A, cambiaría tanto las cosas como los asientos acolchados, el encendido eléctrico y los faros también eléctricos; eso, y que el Tipo A montaba —¡qué me dice!— una revolucionaria suspensión a base de muelles elípticos invertidos, ajustados para actuar entre sí, obviando los amortiguadores.

Con el Tipo C (1922), el patrón André Citroën a la búsqueda de la comodidad, que las personas pudiesen sentarse cómodamente, en asientos confortables, y no en una banqueta dura, teniendo en cuenta a las mujeres conductoras —y sus preferencias—, mucho antes de que otros fabricantes se deshiciesen de prejuicios que privilegiaban a los hombres. Las mujeres apreciaron —mucho— el Tipo C por su conducción fácil y porque, además, el acceso era más fácil teniendo en cuenta la moda de la época. Algunos anuncios de la marca —Citroën y la publicidad… siempre de la mano— llegaron a dirigirse exclusivamente a las mujeres.

Y no sólo, porque a principios de los ‘locos 20’, los Citroën se usaron con taxi, no solamente en Paris, también en Londres. El Tipo C democratizó tanto el automóvil que, durante aquella década, se produjeron más de 80.000 unidades —todo un récord entonces— y, llegados los años 30, hasta el mismísimo Pío XI hizo el pedido de un Citroën… por su reputación de comodidad.

La carrocería de acero fue una constante en Citroën durante los años 20, B10 y B14 a principios de la década, las series AC4 y AC6 siguieron una tradición que culminaría con el C6 de 1929. También Citroën fue el primer constructor europeo que montaba la mecánica sobre bloques de goma («Motor Flotante») solución a menudo considerada como un invento americano; en realidad, la idea la acuñó el chevron, rápidamente adoptada por los CC4, C6 y el descapotable ‘Rosalie’, con el cisne —símbolo de marcha serena— acompañando a los tradicionales chevron.

Y a mediados de los 30… la revolución: Traction Avant, el ‘Pato’ en España ya saben: primer coche familiar del mundo, producido en serie, con tracción delantera, carrocería monocasco y líneas aerodinámicas.

Su revolucionaria carrocería monocasco de acero soldado, más rígida y segura, transformaría para siempre el confort de conducción y el comportamiento rutero. Además, el ‘Pato’ montana suspensión delantera independiente, una avanzada suspensión trasera y frenos hidráulicos; salpimentado, todo ello, con un ergonómico habitáculo, nuevos asientos y un suelo plano —ausencia de túnel de transmisión— para ofrecer más espacio a los ocupantes.

También debutaron en el ‘Pato’ los neumáticos ‘Pilote’ de Michelin, con flancos reforzados, primeros del mundo (1937) de perfil bajo: la profundidad de los flancos era el 80% del total de la banda de rodadura que, paralelamente, mejoraban el confort de marcha y la adherencia.

Tanto se adelantaría a su tiempo el Traction Avant, que Citroën lo mantendría más de dos décadas en catálogo. A principios de los 50, la versión 15H, con suspensión hidroneumática, abriría el camino a otro icono… el ‘Tiburón’ DS19.

Presentado en el Salón de París de 1955, el DS19 lucía una fascinante carrocería aerodinámica, que mejoraba drásticamente el consumo de combustible, la rumorosidad interior y la estabilidad, mientras la suspensión hidroneumática creaba un efecto ‘alfombra voladora’, capaz de absorber todo tipo de irregularidades de la carretera. El sistema, firmado por Paul Magès, acabó por crear escuela y por adoptarse en infinidad de modelos posteriores del chevron (Rolls-Royce y Mercedes-Benz siguieron los pasos de Citroën). También la suspensión hidroneumática permitía subir y bajar la altura de la carrocería a voluntad del conductor, lo que hacía posible que el DS ‘Tiburón’ se aventurase por pistas sin asfalta, barro, hielo y nieve, pudiendo incluso elevarse as sí mismo… a modo de ‘gato’ para cambiar cómodamente la rueda en caso de pinchazo.

Después, ya se sabe, la ‘huella’ del icónico ‘Tiburón’ (DS19-DS23) la seguirían otros míticos en los catálogos de Citroën: SM (1970-1975), GS (1971), CX (1975) y su versión alargada ‘Pallas’ y las deportivas GTI y Turbo y hasta el modelo presidencial ‘Prestige’.

El culmen hidroneumático —con el concurso de la electrónica— llegarían en los años 90: la suspensión «Hidractiva II» del XM, perfeccionada en el Xantia Activa V6 —reverenciado en su época— y posteriormente ‘redondeada’ en los C5 Hidractive III+ y C6.

Ahora, la modernidad tecnológica se plasma en el C5 Aircross (amortiguadores progresivos hidráulicos)… y la historia continúa, como en su día la continuaron —y marcaron—, el 2CV (aquella mágica ‘Cirila’ imposible de volcar), el BX, el ZX… como tantas y tantas realizaciones en el imaginario tecnológico —tan real— de la marca fundada por André Citroën.

 

Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León