+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Clase G. Mercedes reinventa… el icono

Cambio total… sin perder la esencia de sus casi cuatro décadas. Calidad y clasicismo. El mítico todoterreno G se adapta al XXI, como si no hubieran pasado los años… sus casi cuarenta icónicos años. Misma filosofía, idéntico clasicismo y calidad. Llegará en mayo.

 

Por ángulos de ataque y salida, capacidad de vadeo y altura libre al suelo, el modelo gana en sus ya míticas condiciones de conducción off road. - MB

Clase G. Mercedes reinventa… el icono -

javier fernández
27/01/2018

La esencia… sigue viva. Cuarenta años después —39… para ser exactos—, Mercedes confía —lo sigue haciendo— en su emblemático Clase G, un todoterreno en estado puro —y duro— que sigue cautivando: idénticos asideros de apertura de puertas —con bisagras exteriores—, robusta banda lateral protectora, paragolpes y aletines estéticamente mejor integrados, generosos faros redondos —de led, eso sí— y prominentes intermitentes delanteros… sobre las aletas. Clase G… en suma.

Y no sólo, porque también Mercedes mantiene —¿intacta?— la filosofía estructural que ha hecho célebre a nuestro protagonista. Cuando la mayoría de enemigos naturales ‘abrazan’ la estructura monocasco, el G sigue fiel al chasis con largueros y travesaños, lo que no empece para que su rigidez torsional haya aumentado en un 55% con, eso también, una robustez y durabilidad digna de las más sofisticadas realizaciones de última hornada.

¿La clave? La combinación de acero y aluminio de alta resistencia que, además, rebajan en 170 kilos la ‘romana’ total del coche.

El nuevo Clase G mantiene prácticamente intactas sus proporciones, por mucho que, eso sí, crezca unos pequeños 5 centímetros en longitud y una docena en anchura; crecimiento que, como fácilmente puede suponerse, redunda en beneficio de la habitabilidad interior (15 centímetros más para las piernas de los ocupantes de las plazas traseras). Beneficio que también se traslada a la ‘pisada’ del coche y, en consecuencia, a un mejor comportamiento dinámico. El trapecio articulado independiente delantero tiene bastante que ver en esa mejora dinámica, como los brazos longitudinales —y barra Panhard— en el eje trasero rígido, de forma que se gana en confortabilidad y agilidad.

Eso, por no hablar —que hablamos— de sus excelentes cotas off road: 24 centímetros de altura libre al suelo, 70 centímetros de profundidad de vadeo, 31º de ángulo de ataque y 30º de salida, además de 35º de estabilidad inclinada y hasta un 100% de capacidad ascensional… siempre que el piso tenga suficiente adherencia.

La reductora y los tres bloqueos del diferencial (central, trasero, delantero) que, como siempre, se manejan mediante tres botones situados en la consola centra, acaban por redondear las condiciones todoterreno del icono.


Buscar tiempo en otra localidad