+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Dos siglos… de ‘leones’

 

Dos siglos… de ‘leones’ -

J. F. Z.
23/06/2018

Con 160 años de historia empresarial, Peugeot es la marca más longeva —en activo— del sector de automoción. Tan dilatado periodo industrial, ha permitido a Peugeot firnar realizaciones tan distintas como las herramientas

-sierras incluidas—, molinillos, bicicletas, tractores, motos… y automóviles; una variedad productiva única en la que —‘insistentemente’— se ha repetido un emblema: el logotipo del león; desde 1858, cuando Emile Peugeot (padre de Armand, futuro fundador de la marca) lo registro —el emblema del león— como símbolo de una emergente compañía industrial. Cuando las sierras eran la estrella productiva en la casa gala, famosas por su resistencia, flexibilidad y rapidez de corte… igual que los dientes, espinazo y agilidad del felino, de ahí que Peugeot adoptase esa simbología, registrándola en el «Conservatorio Imperial de Artes y Oficios de Francia».

El primer león de Peugeot aparece (1872) posado en una flecha mirando hacia la izquierda, ‘invitando’ a un movimiento de la sierra hacia ese lado.

Curiosamente, el primer automóvil de Peugeot (Serpollet 1889) no luciría el león, habría que esperar hasta 1905 para verlo en un coche. En 1923 los escultores Marx y Baudichon, muy en la línea artística de la época, lo harían tridimensional, situándolo como tapón del radiador de los coches, adquiriendo, en los años 30, una estética más aristocrática: la cabeza del león, con las fauces abiertas, coronaba la calandra de modelos tan míticos como el 301, 401 y 601.

El león se estilizaría en los 40 (modelo 402 el ‘cohete de Sochaux’) hasta que en 1948 adopta un estilo heráldico que, por primera vez, mostraba el león apoyado sobre sus dos patas, recordando poderosamente al estilo actual; modelos como el 203 (‘bisabuelo’ del actual 208) incluso lo lucen en el volante, hasta que en los 60 por motivos de seguridad (era demasiado grande y ‘volatil’) se volvió a modificar: Pininfarina lo ‘dibujaría’ de nuevo para el icónico 404 y en el 68 —siempre ‘ese’ año—, con la gran berlina 504, el león se volvería ‘hippy’ para dejar de «encorsetarse» en el característico marco que le había ‘enmarado’ durante décadas.

Trazos minimalistas, sin elementos superfluos, en la versión ‘delineada’ en 1975, liderando los frontales del 604, 306 y, sobre todo, 205… ‘revulsivo’ del fabricante, además de icono de los 80.

Las siguientes ‘revisiones’ —1998 y 2010— han redondeando y limpiado sus trazos, con formas y texturas de relieves metálicos, sensación de firmeza y solidez sobre el capó de los coches aunque, en los modelos actuales, como los SUV 2008, 3008, 5008 y los nuevos 508… haya vuelto a tomar ‘carta de naturaleza’ en el centro de la calandra, creando incluso formas con la rejilla frontal; un guiño, en toda regla, a dos siglos del —probablemente— logo más reconocible -por popularización- del mundo del motor.

Noticias relacionadas

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla