+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Jaguar E-Pace. Exclusividad… compacta

El ‘Gran Gato’ lanza un órdago al segmento SUV. Exclusivista y deportivo. El E-Pace se convierte en una nueva ‘joya de la corona’ en los catálogos de Jaguar. Mucha personalidad, estética y dinámica, con una tarifa entre 37.450 y 70.400 euros.

 

Atractiva silueta la del nuevo E-Pace, con un frontal que no deja lugar a dudas de su ‘procedencia’ Jaguar. - JGR

El habitáculo del E-Pace ‘respira’ calidad por los cuatro costados, refinadas terminaciones y materiales de calidad, un ‘marcado’ puesto de conducción y una generosa pantalla fácil (10 pulgadas). Los abombados pasos de rueda y el e - JGR

J. F. ZARDÓN
10/02/2018

Otro SUV… en la batalla. Que el segmento SUV continúa ‘manifestando’ su poderío, viene a confirmarlo —si es que no lo estaba ya— la llegada de un nuevo integrante: el E-Pace, que viene a unirse al debutante hace un par de años F-Pace, y a lanzar el guante —muy ‘british’ todo— a enemigos naturales tan enjundiosos como el Q3 de Audi, el X1 de BMW, el GLA de Mercedes o el XC40 de Volvo… incluso a su primo-hermano Range Rover Evoque, del que ‘hereda’ un buen puñado de elementos.

El caso es que —a finales de año— el catálogo crossover del Gran Gato habrá completado el trío: F-Pace, E-Pace e I-Pace (totalmente eléctrico).

Sus 4,40 metros de largo, convierten al E-Pace en la ‘talla’ que más aceptación viene teniendo por parte de los usuarios entre los SUV compactos que, en el caso de nuestro protagonista, potencia el comportamiento ‘asfáltico’ habida cuenta que —se sabe de sobra— la inmensa mayoría de compradores solamente utilizarán el E-Pace en este tipo de terreno aunque, lógicamente, también hace gala de unas remarcables ‘maneras off road’, por la posibilidad de elegir entre versiones de tracción delantera o total 4x4, y porque adopta elementos como el control de crucero ‘campero’ ASPC (‘All Surface Progress Control’) que funciona hasta 30 por hora de velocidad; además del asistente de arranque en superficies resbaladizas (‘Low Friction Launch’).

Un diferencial trasero vectorial reparte, merced a un innovador sistema de embragues, activamente la potencia entre ambas ruedas posteriores para inducir el giro del coche, optimizar la tracción y estabilizar la marcha.

Lo que, como fácilmente puede suponerse, palia —en buena medida— la generosa ‘romana’ del E-Pace: entre 1.775 y 1.926 kilos dependiendo de las versiones. En contrapartida, el maletero ofrece unos panorámicos 577 litros de capacidad, ampliables a 1.234 si se abaten los asientos (60/40), por mucho que la banqueta no es corredera.

Eso, y la amplitud de un habitáculo que ‘piensa’ especialmente en los ocupantes de sus plazas traseras: generosidad de espacio para las piernas y una también generosa altura de techo, mientras las dos plazas delanteras (muy ergonómicas) están perfectamente ‘marcadas’, con la pantalla táctil (10 pulgadas) perfectamente accesible; como especialmente legible es la instrumentación digital configurable a voluntad.

El E-Pace, a diferencia de otros Jaguar, prescinde de la ‘rueda’ giratoria y adopta una palanca de cambio ‘de verdad’, muy cerca del selector «Adaptative Dynamics» para elegir entre diversos programas que varían los tarados de suspensión, dirección, transmisión, acelerador…

Cinco motores conforman la gama E-Pace, todos tetracilíndricos de 2.0 litros y un escalonamiento que, en diésel, es de 150, 180 y 240 CV; las versiones de gasolina son de 249 y 300 CV.

Los gasóleos ‘pequeños’, pueden montar caja manual de 6 marchas, mientras el resto están ‘obligados’ a unirse al cambio automático ZF de 9 relaciones. Sólo el turbodiésel de 150 CV —primer escalón de gama— puede montar tracción delantera o total, los demás motan tracción 4x4, con reparto variable entre el tren delantero y el trasero: prioridad delantera en condiciones normales de adherencia (se desconecta el tren trasero para evitar rozamientos y optimizar el consumo) que varía en función de los cambios de adherencia.

En definitiva, un modelo, el nuevo E-Pace, en el que Jaguar tiene puestas fundadas esperanzas.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla