+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Kia Stinger. Berlina deportiva

Dos volúmenes… para ‘redefinir’ la marca. Diseñado en Francfort, desarrollado en Nürburgring. Kia no ‘se para en barras’ a la hora de proponer una nueva berlina deportiva de cinco plazas, el Stinger, que lanza ‘el guante’ a un segmento copado por fabricantes europeos. Llegará a finales del presente año 2017.

 

Silueta dos volúmenes, inspiración coupé y capacidad para cinco ocupantes, Kia Stinger. - KME

Interior amplio y confortable, con materiales ‘altos de gama’ y estética modernista. - KME

JAVIER F. ZARDÓN
21/01/2017

Órdago… al segmento de militancia. Convertir un prototipo en un modelo de producción en serie… no es tarea fácil.

Y la pregunta ‘del millón’… ¿qué distingue a un verdadero Gran Turismo?

Es la cuestión que ha marcado el planteamiento inicial de un ‘viaje’ de cuatro años, que ‘arrancó’ cuando Kia desveló el prototipo GT Concept sobre las ‘moquetas’ del Salón de Francfort 2011 considerado por muchos, eso también, como un ‘sueño irrealizable’ para un fabricante habituado a producir vehículos de gran volumen. El GT… fue ‘la chispa’ que encendió un fuego apasionante que, en los cinco años siguientes, acabó por convertirse en realidad.

Así que, una vez con ‘luz verde’, el proyecto Stinger afrontaba otro reto: la ‘cuestión’ Gran Turismo, que se convirtió en un ‘mantra’ para los responsables del coche: atrevido diseño —y se consiguió—, dinámicamente ágil y veloz —también se consiguió—, elegante y silencioso; por no hablar de la ‘cuadratura del círculo’: equilibrio entre estabilidad y confort de suspensión, para alojar confortablemente a cinco ocupantes y el correspondiente equipaje.

Un poderoso frontal, unos esbeltos flancos y una marcada zaga, personalizan la estética del Stinger, con proporciones de coche de propulsión trasera: capó corto —como el voladizo delantero—, generosa batalla —2,9 metros entre ejes, amplitud en el habitáculo— y un largo voladizo trasero —‘hombros’ altos—. Estilismo de «elegancia atlética, en lugar de agresividad adolescente», según afirman desde la marca.

Eso, por no hablar de la baja línea de techo —inspiración coupé—, que acentúa la inclinación del parabrisas y de la luneta trasera.

En el interior, la tapicería Cuero/Napa recubre unos asientos de marcadas formas anatómicas —cámaras de aire en el respaldo y en los apoyos laterales—, estilizado salpicadero y una consola central dividida en dos áreas, con los controles de infoentretenimiento dispuestos bajo una gran pantalla táctil, mientras que los de calefacción y aireación se alojan debajo.

Frente al conductor… volante de aro grueso forrado en piel y una instrumentación que combina indicadores analógicos y digitales: grandes indicadores —marco metálico y agujas rojas— y, para que nada falte, una pantalla en color TFT, que muestra datos como las fuerzas «G» laterales, tiempos por vuelta o temperatura de aceite, además de otras informaciones más habituales, como las del ordenador de viaje, ajustes de conducción, navegación y diagnósticos. Ni siquiera falta el ‘guiño’ aeronáutico en las salidas de aire circulares.

Un chasis con alto porcentaje de acero de alta resistencia —4,83 metros y de largo y 1,87 de ancho— ‘soporta’ una suspensión delantera McPherson y multibrazo trasera, con control electrónico, y dos motores turboalimentados en posición longitudinal delantera: el tetracilíndrico 2.0 litros de 255 CV (versión «Theta II») y el ‘techo de gama’ V6 Biturbo de 3.3 litros de 365 CV, que se monta en la versión «Lambda II», con el que el Kia Stinger promete ‘sprintar’ de cero a cien en 5,1 segundos y marcar una punta de 269 por hora.

El Stinger adopta la segunda generación de una caja de cambios automática de 8 velocidades —levas en el volante, cambios rápidos y economía de consumo—, especialmente diseñada para coches de propulsión trasera, vista por primera vez en la lujosa berlina K900, y que supone toda una primicia en Kia: convertidor de par con absorción por péndulo centrífugo; más común en aviación y en coches de carreras, que reduce las vibraciones torsionales en la transmisión y que, como con la suspensión y la dirección, pueden seleccionarse cinco programas de funcionamiento: Personal, Eco, Sport, Comfort y Smart.

La dotación de ayudas a la conducción contempla los ‘inevitables’ sistemas de advertencia de colisión frontal, frenada de emergencia y detección de peatones, control de crucero que mantiene la distancia con otros vehículos, alerta de cambio involuntario de carril, alerta de tráfico cruzado trasero…

En suma, que el Stinger se presume como una de las grandes apuestas de Kia entre los Gran Turismo.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla