+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Porsche Cayenne. Deportividad en ‘estado’ SUV

Aerodinámica activa y frenos de alto rendimiento. Porsche aborda la tercera generación del Cayenne: «aún más 911 en un SUV»… con guiños de Macan. Imagen continuista y dinámica eficaz a partir de 87.579 euros y hasta 107.127; 160.614 euros para el Cayenne Turbo

 

Generosa pantalla táctil (12,3 pulgadas) y pincelada ‘retro’ en el cuentarrevoluciones analógico. - PRSCH

Porsche Cayenne. Deportividad en ‘estado’ SUV -

JAVIER F. ZARDÓN
18/11/2017

Tercera entrega… Estéticamente ‘reconocible’ —‘en’ puro SUV— y tan deportivo como el ‘nueveonce’… del que toma buena parte de su filosofía productiva, ‘trufada’ con aplicaciones tan innovadoras como la construcción ligera, protagonista el aluminio en una carrocería que ‘adelgaza’ drásticamente su ‘romana’ con respecto a la de su antecesor (65 kilos rebaja el Cayenne S). También en un auténtico culto a la aerodinámica merced a un alerón activo ‘enmascarado’ en el spoiler trasero del Cayenne Turbo; dispositivo que permite aumentar la carga sobre la zaga o, dicho de otra forma, reducir su resistencia aerodinámicas y, lo mejor, regulable en cinco posiciones: «Eco» (plegado por debajo de 160 Km/.), «Prestaciones» (6º de apertura, se incrementa la carga aerodinámica por encima de 160 Km/h.), «Sport Plus» (12,6º de aumento de carga), «Compensación» de techo panorámico (19,9º de apertura) y «Airbrake» (a partir de 170 Km/h. actuando como aerofreno, apertura de 28,2º en 0,9 segundos).

Un motor se encarga de accionar el mecanismo (sólo pesa 2,7 Kg.) y todas las rejillas frontales de ventilación son activas, pudiendo abrirse o cerrarse, parcial o totalmente, de forma selectiva para optimizar la refrigeración y la aerodinámica; mientras los bajos del coche están parcialmente carenados, para mejorar el flujo inferior del aire.

El nuevo Cayenne, crece 63 milímetros en longitud, rebaja en 9 su altura y ofrece 770 litros de capacidad de maletero y, por primera vez en la gama Cayenne, se montan neumáticos de mayor tamaño en el tren trasero que en el delantero —más capacidad deportiva—, a la vez que se estrena eje trasero direccional —‘herencia’ 911 y Panamera—; y para redondear… una renovada suspensión neumática y barras estabilizadoras activas, gestionadas ahora eléctricamente en vez del habitual sistema hidráulico. La tracción total se ofrece de serie en toda la gama.

Y otra primicia: frenos de disco recubiertos con una capa de carburo de tungsteno —mejor rendimiento—, reconocibles por sus pinzas de color blanco; un sistema que, en eficacia, se sitúa justo por debajo de los frenos cerámicos… lo que tampoco es ningún desdoro.

Dos nuevos motores de gasolina toman carta de naturaleza en el nuevo Cayenne: el V6 Turbo de 3.0 litros y 340 CV (40 más que su antecesor) y el V6 Biturbo de 440 CVC (20 más que el anterior), destinado a ‘animar’ la versión Cayenne S, mientras en el Cayenne Turbo se adopta un V8 Biturbo de 4.0 litros y 550 CV (30 más que el predecesor) y que, merced al cambio Tiptronic S de 8 marchas,’sprinta’ de cero a cien en 4,1 segundos (3,9 con el paquete Sport Chrono) y marca una punta de 286 por hora. El cambio automático Tiptronic 8, del que se beneficia toda la gama, monta ahora unos desarrollos más cortos y ofrece una respuesta más rápida en el cambio de relaciones.

Posteriormente, Porsche tiene previsto integrar en el catálogo del Cayenne, una versión híbrida enchufable y tampoco se descarta un gasóleo.

En utilización práctica, el Cayenne permite elegir entre el programa «Onroad» —carretera— y cuatro modos «Off-road» (grava, barro, arena y rocas) disponiendo de bloqueo del diferencial, aunque no de reductora.

Los nuevos faros ‘led matrix’, el asistente de visión nocturna y una oferta digital más generosa (se eliminan mandos en favor de una pantalla táctil de 12,3 pulgadas) conforman un extenso equipamiento con, además, la pincelada retro de un cuadro de instrumentos con cuentarrevoluciones analógico central y dos pantallas digitales (7 pulgadas) a ambos lados… que no se pierda la magia.

Así que, en sólo quince años, el Cayenne ha conseguido lo que al ‘nueveonce’ le costó décadas: del inicial ‘sacrilegio’, en el ánimo de los seguidores puristas de la marca, de la primera generación (2002, con 270.000 unidades vendidas) a superar el medio millón de unidades en la segunda entrega (2010), el Cayenne ha conseguido hacerse un hueco en el corazón de los incondicionales… y entre los que no lo ‘eran’ tanto.

Buscar tiempo en otra localidad